Make your own free website on Tripod.com








GuillermoRodríguez
Los verdaderos "mega fraudes"













Guillermo Rodríguez G.






3erPolo
















guille100402.jpg

 

 

 

¿Que gobiernos de la historia moderna de Venezuela se podrían calificar como gobiernos de derecha? 

Si respondemos la pregunta manteniéndonos en la más inútil y primitiva forma de comparar las doctrinas políticas, sólo porque es la única que conoce la mayoría.

Pues únicamente tres. Las administraciones bajo el control de General Juan Vicente Gómez quien ejerció la dictadura personal más larga de nuestra historia, sin necesidad de mantenerse en la Presidencia personalmente durante mucho tiempo. El gobierno democrático y republicano del General Isaías Medina Angarita. Y la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez. Lo único que tienen en común esos tres gobiernos, es que dejaron un país que era más rico, ordenado, civilizado y prospero que el que recibieron, y que todos los indicadores "sociales", como la expectativa de vida, el ingreso per capita, el poder de compra de los obreros, la incidencia de enfermedades endémicas, el índice de población alfabetizada, etcétera. También fueron esas administraciones las que más y mejores obras públicas construyeron, las que mayores logros en salubridad y urbanismo presentaron... En fin, las que transformaron un territorio gobernado por salvajes montoneras (muchas conformadas y dirigidas por auténticos malandros) en el territorio cuya economía crecía más de 10% interanual, con el más moderno aparato industrial y tecnológico al sur del Misisipi, y con las mayores expectativas de crecimiento, prosperidad y paz en todo el continente. Esos son los resultados de los gobiernos, democráticos o dictatoriales, en donde nos gobernó la derecha.

Todos los demás gobiernos, de este y el pasado siglo, fueron y son, gobiernos de izquierda. De izquierda son adecos, copeyanos, masistas, causaerristas, ABPistas y la casi totalidad de los nuevos y viejos "istas" de nuestra política, como de izquierda son chavistas, y de izquierda son la mayoría -no todos- de quienes aspiran a sustituirlos.

De todas las izquierdistas administraciones podemos ver el resultado: Un país empobrecido, donde los malandros y sus montoneras nuevamente gobiernan el campo y las ciudades, ante la mirada indolente de un Estado desarticulado e incapaz, mientras se desinvierte en todos los campos, la población se empobrece, la moneda se envilece con la devaluación y la inflación, las enfermedades endémicas regresan y el espectro de la guerra civil nuevamente planea sobre nuestras cabezas. Esos son los resultados de los gobiernos, democráticos o aspirantes a otra cosa, en que nos gobernó la izquierda.

Pero los humoristas metidos a intelectuales, y ciertos intelectuales, que nunca han sido más que malos payasos, nos repiten que la derecha es mala, la izquierda es buena y que hay que elegir entre una y otra izquierda... y jamás, por nada del mundo, pensar siquiera en que nos gobierne nuevamente la derecha. Eso es un verdadero mega fraude intelectual. Quien más recientemente lo defendió en un muy redistribuido artículo, es un Payaso profesional (muy bueno por cierto) porque vive de hacernos reír; un Universitario, porque estudió (otra cosa) en tal tipo de institución, un Primitivo, porque lo único que se le ocurre como característica malvada de un nuevo y relativamente exitoso partido político, que carece de ideología definida, el ser de derecha; y Universal en su informada ignorancia primitiva, porque en ella coincide con la de la inmensa mayoría de la humanidad. Lo que en siglas podemos definir perfectamente como un P.U.P.U., lo que adicionalmente describe perfectamente la masa encefálica de quienes, sin corresponder con tales siglas, corresponden con tal forma de no pensar. Quien tanto critica a los que no logran ver las ventajas del estiércol de un lado de la izquierda, sobre el estiércol del otro un lado de la izquierda, calificándolos de Ni-Ni, en la servil repetición de un calificativo que -siendo más ridículo que peyorativo- cierra toda posibilidad de comunicación con quienes por no ser tan expertos en estiércol como el citado (y sus muchos correligionarios) no ven las obvias diferencias.

Pese a todo, sigue siendo inútil colocar las doctrinas políticas en una línea desde la izquierda hasta la derecha, porque izquierda y derecha, no describen adecuadamente las diferencias entre las doctrinas políticas. Semejante tontería es tan anti científica como mayoritaria. No menos mayoritaria de lo que fue la creencia en que la tierra era el centro del universo, y no menos falsa.

Ahora, mega fraude es que: cuando la industria petrolera venezolana estaba en manos privadas y extranjeras aportara al fisco más del 50% de su factura, y que en manos del mismo estado, aporte menos del 23%. Tan mega fraude como el que quienes denunciaron más ruidosamente tan ruinosos resultados y señalaron los mecanismos por los que tal mega fraude ocurría, ahora que tomaron el control directo de dicha industria, más que perpetuar, magnifiquen tales practicas.

Mega fraude es que el gobierno trasforme los decrecientes dólares que le entran por el petróleo en muchos más bolívares para financiarse del empobrecimiento de la población. Y más mega fraude es que ni siquiera le permita a esa población el comprar con sus ahorros divisas extranjeras para salvarlos del semejante robo descarado y sistemático.

Mega fraude es proponer planes de gobiernos futuros que en nada se distinguen de los desaguisados del presente... ni de los del cercano pasado. Y contra todos esos mega fraudes debemos luchar, porque son los mega fraudes que están regresando al país hacia desastre incivilizado del que lo sacaron los gobiernos "de derecha". Sabemos que mañana podemos nuevamente transformarlo. Sólo debemos hacer lo contrario de los que empobrecen, enguerrillan y  desarticulan a Venezuela... que es tanto como hacer lo que hicieron los que trasformaron a Venezuela en prospera, pacifica y ordenada. Tenemos que salir del mega fraude de la izquierda autodenominada revolucionaria, sin caer en el mega fraude de la izquierda autodenominada democrática (pues ambas son igualmente democráticas y revolucionarias según puedan y les convenga). Pero tampoco debemos caer en el mega fraude de la dictadura iluminísta, aquel de mal llamado gendarme necesario. Porque los resultados de ese, aún cuando sean buenos, se desvanecerán con el fin de tal dictadura. Lo que necesitamos es que la mayoría entienda el primero y más importante de los mega fraudes, el mega fraude de quienes intelectual y político, porque si votas por quien te ofrece robar a otros para darte algo, veras que termina robándote, para quedárselo el. Y como es un genio del mega fraude, puede que tardes muchos años en darte cuenta de cómo te robó, o peor aún, que jamás notes su mega fraude y sigas por siempre creyendo que culpable al inocente, e inocente al culpable de tus males. A fin de cuentas, la responsabilidad de los crímenes impunes que más vidas y propiedades han destruido en la historia humana, corresponde a la alianza circunstancial de idiotas ilustrados que actuaban de buena fe, con ignorantes recalcitrantes que actuaron de mala fe. Tenemos que desenmascarar a unos y otros. Y eso, es sólo el principio.
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...