Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

La inmoralidad de la izquierda: Del involuntario síndrome de Estocolmo al voluntario efecto Manjon














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















“Los derechos individuales no están sujetos al voto público;
una mayoría no tiene derecho a votar
la derogación de los derechos de una minoría.
La función política de los derechos es precisamente la de proteger
a la minoría de la opresión de la mayoría

guillepeq2.jpg

 

 

 

Como destacable sección de la cloaca moral del socialismo, la izquierda española ha desarrollado una estratégica ambivalencia evidentemente favorable hacia la banda terrorista ETA, en su propio suelo, y al grueso de sus pares terroristas del resto del mundo. No es pues extraño que el neo-izquierdismo llegara al poder en España gracias a la triste combinación del terrorismo islámico con la zapa moral de décadas de propaganda del casi absoluto control totalitario que ejerce la izquierda sobre el poder cultural en occidente para impulsar su “pensamiento único” re-barbarizador.

 

Se podría decir que Zapatero le debe la jefatura del gobierno, por artes iguales, a terroristas como Bin Laden, académicos como Paces Barba, y comunicadores como Polanco. Tendrá más dificultades el neo-izquierdismo en España, donde no disfruta de la inexistencia de una derecha política organizada y efectiva, como disfruta el chavismo en Venezuela. 

 

Empezando por la evidente repugnancia que producen en numerosas victimas del terrorismo las políticas de justificación ideológica, tolerancia política y descargo judicial, mayoritarias en las izquierdas españolas para la banda terrorista ETA, junto con el apoyo, y la protección, que notorios criminales de la misma han recibido de gobiernos que van de la socialdemocracia adeca venezolana, al totalitarismo comunista del dictador vitalicio de la Habana, son razones más que suficientes, para que buena parte de las perseguidas victimas del terrorismo en España, tiendan a deslizarse políticamente hacia la derecha... O hacia la esquizofrenia. Algo que a las izquierdas españolas le resulta tan indigesto, que se han inventado recientemente  su asociación de “afectados” del terrorismo “políticamente correctos”. Una asociación oficialista promovida y apoyada desde el poder.

 

Ya a principios de los noventa, la socialista Matilde Fernández había escamoteado a las víctimas de terrorismo agrupadas la ayuda del Estado con el argumento extrañísimo de que no se trataba de un asunto de interés general. Y el neo-izquierdista Zapatero, se inventó un cargo potencialmente prometedor: Alto Comisionado de Apoyo a las Victimas del Terrorismo. Pero.. Empleó el acta del primer nombramiento a los mismos efectos del papel sanitario, al seleccionar Comisionado al mismo Peces Barba que desde 1962, durante el autoritarismo dictatorial franquista, fue defensor en numerosos juicios ante el desaparecido Tribunal de Orden Público y en consejos de guerra, entre ellos, el Proceso de Burgos, en 1970, donde actuó como defensor del terrorista Víctor Aranda. Que todo acusado tiene derecho a la defensa, y a un proceso más claro que aquellos, es cierto; pero pretender que el valiente y esforzado defensor de los asesinos, resulte... a voluntad del gobierno, el apoyo de las victimas, es política y moralmente, una grosería inaceptable.

 

No pueden soportar 60 mil manifestatntes realmente espontáneos en Madrid por la dignidad y contra el terrorismo, en lo que entienden que pueda ser el principio del fin de una evidente manipulación repugnante del atentado del 11-M. Ahí contaron con el efecto destructivo que sobre la capacidad de razonamiento y la fibra moral de occidente han ejercido sus relativismos morales, propagadas desde su control totalitario del poder cultural. Ahí contaron con justificar ideológicamente al terrorista, no como un criminal, sino como el resultado de las políticas que contra tales criminales deleznables, dentro y fuera de su territorio, ejerciera, con mayor o menor acierto estratégico, un gobierno español.

El culpable del crimen, para tales desechos morales indignos de ser considerados personas, no es el criminal, sino el policía que lo persigue. Y eso, cuando no culpan directamente a la victima. Así, quienes han intentado acorralar, descalificar y perseguir a las victimas del terrorismo en España, se inventan hoy una asociación de “afectados”, que les sean “afectos” para oponerla a la Asociación de Victimas del Terrorismo, AVT . Pilar Manjón, tan madre de un joven asesinado por el terrorismo islámico, como decidida y disciplinada militante izquierdista, se ocupa voluntaria y conscientemente de “justificar” a los asesinos de su propio hijo al “culpabilizar” menos a los criminales que a la política exterior anti-terrorista.

 

Pero eso fue apenas el principio. Como nueva versión ideológica del Síndrome de Estocolmo, patología sicológica involuntaria, por la que las victimas del secuestro se “solidarizan” con sus secuestradores, pero sin necesidad de cautiverio alguno, vemos una “ultra” victima en inmediata y voluntaria oposición política a las victimas de todo terrorismo que no sea capitalizable para su repugnante ideología. Tarde o temprano, tendremos a la Doña Pilar Manjón, en los discursos y las tribunas y saraos internacionales del neo-izquierdismo que se pagan con cargo al presupuesto público venezolano.

 

Los mismos que se congratulaban cuando sus “muchachos” lanzaban bombas molotov contra las sedes del Partido Popular, los que justificaron asedios y agresiones contra personas y propiedades. Los que ven la “espontaneidad” del delito como más que suficiente descargo para que no se le investigue ni condene. Los padres de la impunidad de sus bandas de malandros callejeros desatados, que son los mismos que se precian de amigos y defensores del terrorismo en suelo propio y ajeno, y del totalitarismo... En tanto sea de su bando. Aprovechan el ínfimo (y esta vez verdaderamente espontáneo) jaloneo de un ministro "de pantalla" como José Bono, que llega como provocador a una manifestación de las victimas del terrorismo, rodeado de cámaras y fotógrafos del propio gobierno, para atreverse a “equiparar” cuatro gritos y dos jalones, con el tiro en la nuca de las verdaderas victimas, en su ridículo papel de “mártir”. Los mismos de la que ha transformado el cadáver de su propia sangre en la esperada y ansiada arma del neo-izquierdismo español contra la molesta Asociación de Victimas del Terrorismo, AVT. La verdad empieza a notarse con la detención ilegal por la policía de dos militantes del PP, fotografiados entre más de cincuenta personas, en los alrededores del jaloneado ministro. Primer paso para amedrentar a cualquiera que no obedezca servilmente al coro neo-izquierdista, por medio de una represión  política que sólo puede sustentarse en el recurrente, abuso de poder, policial y judicial, contra la derecha española por un neo-izquierdismo que entiende que no es al incapaz "escualidaje" venezolano al que tendrá que enfrentar, más temprano que tarde, en las urnas electorales.

 

Peces-Barba, tras reunirse con los representantes de la Asociación de Victimas del Terrorismo , destacó que les había pedido que “ayuden a desvincular los fines y objetivos de la asociación de los fines y objetivos partidistas”. Por la tarde, después de entrevistarse con el Alto Comisionado, Pilar Manjón aseguró que a ellos (la obviamente oficialista asociación de afectados, no de cualquier terrorismo, sino del que permitió la victoria electoral de ZP, única y exclusivamente) Peces-Barba no les había hecho tal petición. Por el contrario, el Alto Comisionado afirmó que sí lo había hecho, pero es no es difícil saber que quien miente en este caso, no es la menos experimentada en tales imposturas, sino el viejo académico izquierdista. Nadie se creé que todo un “Alto Comisionado” como Peces Barba, fuera a pedir despartidizar a la recién montada asociación de victimas de SU partido. El sólo ver que hay más victimas del atentado del 11-M en la AVT, que en la oficialista, quintacolumnista y esquirol, asociación dirigida por la señora Manjón, es como si hubieran vuelto a asesinar a Gregorio Ordóñez, y a Alberto Jiménez Becerril, y tras años de persecución izquierdista solapada a las victimas sobrevivientes, que han mantenido su memoria, nuevamente les intentan dar el tiro en la nuca de la memoria. Y a los mismos que aún sufren el dolor de aquellos asesinatos, los que mantienen la dignidad de su memoria, los descalifican, persiguen y intentan dividir y desarticular con maniobras de “inteligencia” del tipo debería estar utilizando contra quienes apoyan al terrorismo.

 

Entender que la lucha por la dignidad de la victimas españolas del terrorismo, y la amenaza que el esquirol quintacolumnismo, oficialista, zapateril dirigido por Manjón representa entre ellas, es nuestra lucha, y nuestra amenaza, es entender las muchas conexiones “ideologicas” entre el neo-izquierdismo zapateril, el venezolano, el de los humala, y la totalidad de las fuerzas totalitarias -como Al Quaeda- contra civilizadoras re-barbarizantes, que han hecho de la mentira y el crimen el método de la lucha política.

 

Esta es una lucha global muy compleja, y entender bien quienes son, y quienes no son, nuestros posibles aliados, y nuestros inevitables enemigos en ella, es el principio para desarrollar el papel critico que la supervivencia de la civilización exige de los liberales en  todo el mundo... Pero sólo el principio.
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.