Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Las cosas por su nombre: Oposición no es co-gobierno














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















"...no hay fraude más antiguo
que la creencia de que la izquierda política
es el partido de los pobres y oprimidos."
 Thomas Sowell

guillepeq2.jpg

 

  

 

Si Usted cree -como creemos los liberales- que tenemos un gobierno muy malo, y que mientras más tiempo gobierne, peores serán sus frutos, es razonable que “se oponga” contra tal gobierno e intente sustituirlo, oportunamente por otro mejor.

 

Pero las cosas no son tan simples, rara vez resulta simple aquello en lo que está metido el estatismo por alguna parte. Porque si lo “otro mejor” que usted propone es “el mismo cachimbo con diferente musiú”, la misma ideología y prácticas socialistas del actual gobierno, adelantadas por otros socialistas. Usted lo que está es desubicado. Déjese de pendejadas y lárguese con “SU” comandante. En la oposición lo que ha hecho es estorbar, confundir y alimentar derrotas.

 

Pero si Usted entiende -como entendemos los liberales- que el estatismo socialistas de la adecocracia y del chavecismo, son más o menos la misma cosa, con pocas diferencias de grado, y algunas de estilo, por ser el último un neo-izquierdismo posmoderno, y el primero un paleo-izquierdismo ya anticuado. Entonces Usted es un opositor “por naturaleza”.

 

LAS DOS SALIDAS

 

Si Usted cree sinceramente que el actual gobierno realiza fraudes electorales de mayor magnitud e importancia que los de la adecocracia. Si se empeña en creer que las fuerzas opositoras del mismo cuño ideológico del gobierno, ganaron todas las elecciones que ganó el gobierno, pero que este último hizo trampa. Si cree que Salas Feo sacó más votos que habitantes tiene su Estado, y que Chávez (que es el candidato único y real del chavecismo en toda elección) sacó unos 4 o cinco votos, pero que la “realidad alterna” carrasquérrica se impuso, y se impondrá siempre. Tiene Usted dos salidas. Se levanta en armas, lo que será un fracaso igual o peor al de la vieja izquierda marxista ortodoxa que se opuso por esa vía al marxismo delatorrismo adecocrático. Al gobierno le encantaría la idea. Pueden hasta ayudarlo a empezar. La otra salida, mucho más recomendable y eficiente, es por el aeropuerto. Pues usted es quién ha dicho que toda posibilidad de derrotar al chavecismo en el terreno electoral está negada. Y los signos evidentes dicen  que los militares que montan los mega-mercados, dirigen proyectos de obras públicas, y se retiran para ganar alcaldías y gobernaciones, bajo el ala del supremo caudillo de la izquierda venezolana. No están pensando en cambiar de caudillo.

 

ALGUNOS ANTECEDENTES

 

En Venezuela existió oposición contra Gómez. Oposición tradicional armada de los restos del partido godo. Como Matos  y “Maisanta”. Y existió una oposición socialista que salió a la luz en 1928. Como se trataba de un gobierno autoritario. Toda oposición seria fue perseguida. Existió un breve período, bajo la presidencia de Isaías Medina, en que toda oposición fue legal, sin prisiones o persecuciones políticas, y la política venezolana fue realmente civilizada

Duró poco. Los marxistas delatarorristas adecos complotaron con militares ambiciosos un golpe de estado que fue un éxito. Y se iniciaron nuevamente las persecuciones, prisiones y el terror político. Primero se dejó algún espacio para la acción opositora, y luego Pérez Jiménez condujo el proyecto del golpe del ´45 hasta su conclusión natural. La dictadura. No gobernó como el estatista que era en realidad. Por lo que sus resultados materiales fueron buenos. Para hacer lo que creía realmente.  No le dio tiempo.

Llegados a 1958. Y a lo que sería el pacto de punto fijo. Vemos que los marxistas heterodoxos (y cristianos) decidieron una suerte de co-gobierno, por la que se respetarían, (más o menos) entre ellos y sólo entre ellos, los resultados electorales, pero el ganador garantizaría amplia provisión de cambures y contratos para el socio perdedor. Como tenían, más o menos, la misma ideología, y habían decidido compartir el botín. Unos eran Gobierno, y los otros co-gobierno. Oposición, en ese pacto no había.

 

Y LA OPOSICIÓN

 

La oposición marxista ortodoxa fue provocada, hostilizada, y perseguida. Al fin, como su ideología les reclama la toma del poder por la fuerza y la superioridad de la “elite revolucionaria conductora” sobre “las masan conducidas”, no se aferraron a la legalidad, en la que contaban con un enorme caudal electoral. Y se fueron hacia donde más fácilmente les podía derrotar, e incluso exterminar, el marxismo heterodoxo. Las montañas.

La incipiente oposición de derecha,  cayó en otra trampa. En la de las apariencias. Y en lugar de organizarse en polo político propio, de carácter liberal, se debatió entre el apoyo a la “menos mala” de las alternativas del co-gobierno “guanabanoso”. No hacer nada. E intentar el polo propio, sin sostener el esfuerzo en el tiempo.

Así que. Pacificada la guerrilla, una vez que la izquierda ortodoxa ya había sido apropiadamente “diezmada” y su popularidad se había desvanecido por sus propios errores, al glorioso lema de “suelta el fusil y agarra el cambur”... la izquierda marginal encontró su lugar en el esquema punto-fijista del co-gobierno.

¿Y la derecha? Se desvaneció diluida en sus errores. ¿Y los liberales? Pues si había, Pérez Dupuy, Sánchez Covisa y Nicomedes Zuluoga son buenos ejemplos. (Ejemplo el último del que, aún siendo tan pocos, tuvimos también nuestro “preso político” de la corruptela judicial adecocrática) Pero estaban aquí, como el resto del mundo, en tan ínfima minoría que se imponía más la divulgación y la propaganda previa, que la participación en la política electoral. Pese a lo que fue electo, ocasionalmente, algún liberal para nuestro viejo Congreso.

 

Y AHORA

 

Lo que pasa ahora, es que esos políticos que vivieron al amparo de las practicas del co-gobierno, al punto de creerse sus propias mentiras, se han tropezado de golpe con la realidad. El neo-comunismo no quiere co-gobierno, porque no lo necesita. Hay en sus filas importante“operadores políticos” salidos de lo más profundo de la cloaca de la extorsión, la corrupción y la podredumbre del co-gobierno adecocrático, que dan la impresión contraria. Pero las prácticas de co-gobierno ahora son marginales, tácticas, y despreciadas por la más el supremo caudillo. Son tan apegados de su estercolero los dinosaurios  de nuestra política tradicional, que ni aún por razones de interés personal, notan que es absurdo insistir en el co-gobierno, con un señor que exige la más absoluta y rastrera de las obediencias, para terminar citando aquello de “Roma no paga traidores”. Por eso lo odian a muerte. Porque no les da “su parte” del botín, las que “les toca” por ser “la oposición” de tan parecida naturaleza ideológica del gobierno. Los están tratando como una verdadera oposición “cualquiera” y les montan encima “la pata completa” del poder estatista. Poder que tiene la capacidad de abusar, única y exclusivamente por la imposición de las ideas que ellos mismos sostenían y sostienen. Y eso no lo soportan. Porque así no pueden llegar nunca a ser gobierno, ni vivir del gobierno en una permanente oposición. Y sus intentos de forzar la barra, por la vía de los hechos, fracasaron tan terriblemente que su enemigo salió significativamente fortalecido.

 

LA OTRA SALIDA

 

El co-gobierno se acabó. R.I.P Amén... y aleluya. Gracias a Dios. Es la hora de una oposición ideológica seria, que defienda propuestas diametralmente opuestas al estatismo neo-izquierdistas del gobierno. Una oposición que realmente haga lo que en el neo-izquierdismo no es más que “slogan” mentiroso. No puede darle poder al pueblo, quien lo sigue concentrando en el Estado. No importa que quiten o pongan las vallas aquellas que decía “Chávez es el pueblo” Chávez lo más que podría decir es lo de Luis XIV... Pero el pueblo, chavecista o no, es el pueblo. Y para darle poder al pueblo, hay que quitárselo al Estado. Y eso, hay que empezarlo montando una verdadera oposición ideológica liberal, como hemos venido haciendo en el Movimiento Liberal Libertario RESISTENCIA CIVIL. Y en iniciativas como la de la Asociación Civil Petróleo Para el Pueblo, para transferir la regalía petrolera directamente a la gente. Directamente a cada ciudadano, en una cuenta individual. En los términos paternalistas de la actual Constitución... Por ahora. Pero al menos, sin intermediarios estatistas para quienes siempre aplica aquello de: "el que parte y re-comparte, se queda la mayor parte. Darle poder al pueblo. De verdad, es posible. Pero eso, una vez que realmente se logre. Será sólo el principio.
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.