Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Castigar al pasado es inútil, construir el futuro indispensable














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















guille100402.jpg

 
 
 
Mi esposa no suele expresar mucho sus opiniones en reuniones en las que se habla de asuntos políticos. Cuando lo hace, es raro que alce la voz, insista el tema, y “se haga escuchar a como de lugar” por lo que, es raro que le escuchen. Y es una lastima, porque generalmente tiene la razón y la verdad de su lado. Recientemente la escuche, y posiblemente no lo notó, explicar dos cosas que son de enorme importancia para los liberales. Mi esposa no se considera liberal libertaria... pero razona como tal.

EL VOTO CASTIGO

Afirma María Alejandra. Así se llama mi esposa. Que en el llamado “voto castigo”, (que es votar contra la acción de un gobierno, sin detenerse a analizar las propuestas del candidato opositor que uno vota) tiene años prevaleciendo en Venezuela. Y que nos ha conducido a cambiar gobiernos malos por otros perores, una y otra vez. Votamos contra CAP I, y elegimos a LHC, que basó su campaña en aquello de ¿Dónde están los reales? Y ¿Es esto correcto?. Y bueno claro que era manirroto el gobierno de CAP, y que había una escandalosa pobreza en la Venezuela de tal despilfarro. Pero ¿Alguien preguntó como solucionaría el candidato Luis Herrera tal problema? Lastima que no. Porque el Candidato presentó un compresivo y muy bien explicado programa de gobierno, en el que quedaba muy claro que las recetas propuestas, eran las mismas del manirroto. Ahorrémonos la descripción de todos nuestros errores. Herrera, Lusinchi, Pérez II “el paquetista”, Caldera II “el chiriperico”, y finalmente Chávez. Es obvio que en perspectiva histórica, tiene razón María.

Pero agrega María que el rechazo a los partidos políticos, a “los políticos”, a “la política” misma, es parte de ese “voto castigo” que nos conduce, no a tener mejores partidos, mejores políticos, y una mejor “político” sino a ir de mal en peor... dando palos de ciego. Eligiendo sin ver. Y nuevamente tiene razón.

Finalmente, afirma ella, que en el Referéndum Revocatorio Presidencial privó nuevamente “el voto castigo”. Y dice uno. Claro, de hecho el Referéndum es la oportunidad de aplicar ese voto castigo, a un gobierno, sin necesidad de votar por alguien para sustituirlo. Eso último en el sistema venezolano, queda para 30 días después.

REALIDADES COMPLEJAS

Pues no es tan simple, opina María Alejandra, en las escasas ocasiones en que opina sobre estos asuntos. La campaña del NO, que según los resultados oficiales ganó, se basó en el lema ¡NO VOLVERÁN!. Que significa. Vota para castigarlos otra vez más. No importa si Chávez es bueno o malo, ellos son perores, castígalos y ¡NO VOLVERAN!.

Y nuevamente tiene razón. Aquello de ¡Las misiones son lo nuestro, vamos a defenderlas! Fue un remate de una larga campaña en la que el gobierno, usó y abusó, del poder y los recursos del Estado. Y los mayores esfuerzos de tal campaña no fueron para defender los logros de la revolución, sino para convence a los votantes para que castigaran a la dirigencia opositora, no sólo por el pasado, sino por el paro general indefinido de 60 días. Paro que fue buscado y provocado por el propio Presidente en funciones, según admitió en alocución al parlamento, pero que la inmensa mayoría de la población atribuye como responsabilidad, no al astuto que tendió la trampa, sino a los bolsas que en ella cayeron. Y es justo eso.

Así que se impuso el voto castigo. Castigo a una oposición aún indigna de confianza, tanto por buena parte de los que votaron no, como por los que se abstuvieron de votar. Porque no les ven diferencia real a Chávez, Enrique Mendoza y Henry Ramos, en el terreno de las ideas y propuestas para la administración de la cosa pública.

Según entiendo, no le ve mucho futuro al país maría Alejandra, mientras sigamos votando en negativo, con un voto castigo, en lugar de votar en positivo, por algo diferente.

REFEXIONES SILENCIOSAS

De hecho, además de los abusos de poder, las presuntas dobles direccionalidades, de las maquinas supuestamente unidireccionales “según Jorge Rodríguez” y pese a que ella se vino muy preocupada porque su papeleta, aunque rezaba SI, imprimió el digito correspondiente al NO. Y eso que votó en un centro en que prácticamente arrasó el SI, en los carrasquericos resultados oficiales. Lo que más le preocupa es que nuevamente se impusiera la maldición del voto castigo. Y que “los que estamos en eso” nos quejásemos que la campaña opositora no fuera suficientemente contundente. Suficientemente ¿Dónde están los reales?. Y digo yo ¿Qué más le podíamos pedir a nuestra variopinta alianza? Variopinta e indefinida, no podía llegar a acuerdos para presentar propuestas realmente diferenciadas. Así que su falla no fue el no dar Peras, pues no era Peral. Si no el no dar los frutos que corresponden al Olmo, ya que era Olmo. Cierto, Chávez promovió más y mejor, el voto castigo. Es el primero que lo logra desde el gobierno. ¡Así será de rechazado el liderazgo opositor tradicional!. Y sí. El nivel de rechazó es similar al de apoyo. Igual con Chávez. Pero cuando mi esposa lee el Plan Consenso País, nota que no dice nada de lo que los Chavistas “Gritan por televisión” que dice. De hecho nota que cambiando algunas palabras, le “librito” lo podía hasta firmar el MVR. Y como los liberales libertarios formamos parte de la comisión que en tal “librito” trabajó. Me pregunta ¿Por qué no hay ninguna de las ideas o propuestas de Ustedes ahí? Respondo que estábamos en minoría, todos los demás, que eran muchos eran estatistas, y al final las cosas “se votan” y esa gente al final piensa muy parecido a Chávez. ¿Y porque perdían el tiempo en eso, en lugar de trabajar por sus propias propuestas, sumando gente que si quiera escuchar algo nuevo, y que si funcione? Puedo hablar por hablar, pero no tengo respuesta.

Y NOSOTROS QUE...

Y si mi esposa votara mañana en una convención nacional del movimiento liberal libertario venezolano. Nos salvaríamos de su “voto castigo”, quienes en tan malas compañías hemos andado todo este proceso. Hoy si, pero la paciencia tiene limite. La variopinta alianza tuvo sentido hasta el referéndum. Y tiene sentido que bajo su bandera se adelanten todos los procesos legales sobre las presuntas irregularidades denunciadas. ¿Algo más? Yo no veo nada más. Creo que llego la hora del “cada oveja con su pareja” y que quienes no lo asuman rápido, se quedarán eventualmente, sin oveja y sin pareja.

¿Y que haremos los liberales libertarios? Seguir en lo nuestro, que es lo que tenemos tiempo haciendo. Construir el futuro, con gente nueva, ideas nuevas e instituciones nuevas. Y algunas nuevas a los oídos nuevos, porque también seguiremos “reclamando nuestra historia”, defendiendo lo que sí funcionó, en un pasado lejano. Ese pasado, debemos rescatarlo y reivindicarlo. No es los mismo, lo que hoy proponemos, pero si tiene continuidad histórica. Lo que ya no podremos hacer, es tomar en cuenta “nuestros” intelectualmente admirables, pero políticamente lamentables “profesores autistas”  que sueñan con hacer política “desde el poder” (o la influencia) cuyos cayos prenden machacar a pisotones.

En cambio podemos hacer política, con la gente decente, contra el poder (y la influencia). Y si se pone difícil. Podemos “llamar a María” y mí María, y a todas las Marías que “se guardan casi siempre sus opiniones”. Si las convencemos de opinar, tanto y tan ruidosamente como los estatistas que viven repitiéndose necedades unos a otros, en plan de “expertos y entendidos” comenzaremos a romper el cretinismo político que condujo a la “anti política” y al sistemático “voto castigo. Y ese, será sin duda el principio... sólo el principio. 
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.