Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Misión CAP "enmochilado"... ¿Revolución bonita o revolución saudita?













Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















guille100402.jpg

 

 

 

Lo que me preocupa de la "política económica" de la revolución es que es como una fiesta navideña. En la navidad los niños le piden  al "niño Jesús" lo que los adultos pagarán, como puedan. En la "revolución bonita" los adultos le piden al presidente lo que los niños pagarán, como sea. Eso ya había pasado... y aún estamos pagando las consecuencias.

La revolución chavista es la quinta esencia de la vieja revolución socialista, es la neo-adecocracia... llevada hasta sus últimas consecuencias. Las consecuencias del festín de una deuda irresponsable, proyectos públicos inviables, subsidios insostenibles y reparto indiscriminado de dinero, negocios, contratos y apoyos a los amigos... de adentro y de todo el mundo, que caracterizó "La Gran Venezuela" del socialismo adeco, en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez la estamos pagando con la inflación, el empobrecimiento, el malandraje desatado y el desgobierno de hoy.

Pero como la "revolución bonita" es igualita a CAP I. También es "a crédito", y la deuda se acumula, en medio de uno de los períodos de más altos precios petroleros... lo de hoy se pagará mañana... y estaremos mucho peor. Estamos viviendo "otra vez" la repetición del festín de la "Venezuela Saudita", con los mismos errores, las mismas mentiras y la misma "prosperidad". Solo que estamos tan empobrecidos por los resultados de la primera vez.. Que algunos ni lo han notado.

 

DESPEJANDO EL CAMINO

 

Es por eso que los liberales iniciamos la oposición, desde el primer día, contra cualquier gobierno que logra superar a sus antecesores. Y aún a sí mismo, en lo malo, constantemente.

Para mejorar, primero hay que salir de un gobierno empobrecedor, entorpecedor y mentiroso, que está empujando deudas, compromisos y problemas al futuro. Hipoteca un futuro que no le pertenece a su revolución. No se puede mejorar sin salir de algo tan malo.  La verdad es que estamos hoy peor que en el pasado.

Nosotros trabajamos para desmontar todo el andamiaje jurídico e institucional de estatismo, y sustituirlo por una república liberal con gobiernos decentes. No es un asunto de corto plazo. Esta revolución es sólo otro montón más de basura que hay que levantar del camino para avanzar, hasta el próximo montón de basura. Sólo despejando todo el camino llegaremos al objetivo.

 

EL VERDADERO PROBLEMA

 

Venezuela padece una enfermedad crónica que empeora, gobierno tras gobierno. Los síntomas, son la pobreza, inflación, desempleo, delincuencia común y política desatada, arbitrariedad gubernamental, corrupción administrativa etc. Y  dichos síntomas son tan graves, que la mayoría se concentra en "salir del mal gobierno a como de lugar" con lo que, hasta ahora, han terminado poniendo en su lugar otro gobierno peor. Y como es peor, se niegan a reflexionar, ya que tienen que "salir del peor gobierno a como de lugar", porque nuevamente se auto convencen que "nada puede ser peor". La verdad es que si podía ser peor. Y lo fue. Con los últimos cinco gobiernos, fuimos empeorando, una tras otro. Pero aún puede ser peor si seguimos cambiando gobiernos sin cambiar el régimen. Como bien dice Alberto Mansueti "la diferencia entre los países y las piscinas, es que los primeros no tienen fondo".

 

LA INFLACIÓN DE SOCIALISTAS

 

En el caso de los políticos socialistas venezolanos, el problema es que pese a tener un gobierno que está en la cresta de la ola del neo comunismo. Pese a que el gobierno es riquísimo y enorme. Pese a que es el gobierno el propietario directo de la empresa que producen el 80% de los ingresos de divisas y que tiene un aparato burocrático inconmensurable. Son demasiados los políticos socialistas, y no caben todos.

Por eso es que la izquierda política es gobierno... y oposición. Simplemente no hay derecha política en Venezuela. Es tanto así que los socialistas que mandan ahora insisten en un absurdo, falso e hipócrita "deslinde" ideológico de los socialistas que mandaron desde 1958, llamándoles "derecha". Y muchos despistados se lo creen.

Tenemos socialistas democráticos, y serviles totalitarios en las fuerzas socialistas sobre las que manda el Ciudadano Presidente. Pero son los serviles totalitarios los más cercanos al supremo caudillo de la revolución desde el fracasado cuartelazo con el que se debelaron, hasta la fecha. Y sólo se puede calificar de servil autoritaria una revolución que ha llenado el país con vallas que rezan "Chávez es el pueblo". Creo que entre gobernantes electos, la pretensión de reunir la soberanía en sí mismo, con semejante argumento, sólo la había tenido antes Adolfo Hitler.

Si hablamos de ejercicio del gobierno, aún no es el venezolano, un gobierno totalitario, aunque si tomamos en serio las públicas declaraciones de objetivos de la revolución, desde sus cuarteleros inicios, en esa dirección avanza.  Y este año en particular, lanzó una completa ofensiva jurídica de clara orientación totalitaria.

 

Y LAS HIPOCRESÍAS DEL VIEJO SOCIALISMO

 

Es cierto que la revolución es más de lo mismo... ero mucho más. Y también hay que considerar que los socialistas que mandaban antes dejaron de procesar y pagar las míseras pensiones de vejez, de montar servicios médicos en las barriadas marginales, y otras cosas por el estilo. Y lo hicieron al tiempo que concentraban todos los subsidios y transferencias del estatismo en una clase media con demasiados funcionarios y contratistas del mismo Estado. Eso creó el escenario para que la izquierda marginal que habían pacificado. Permitiéndole vivir también a costa del presupuesto, con el control de las Universidades autónomas y el aparato cultural estatal. Fuera capaz de evaluar sus errores guerrilleros y golpistas, y articular una estrategia coherente para la toma del poder por la vía electoral. Como el "capital electoral" lo cosecharon en esos sectores de la población excluidos de los mínimos beneficios del reparto estatista, mientras sufrían el costo de ese mismo estatismo con inflación, desempleo y empobrecimiento creciente, necesariamente tiene que crear un sentimiento profundo revanchismo en esta revolución.

Por eso, es que estos no les dejaron a los otros, ni siquiera las sobras, siempre que lo pudieron evitar.

 

EL PROBLEMA DE "NUESTROS" POLÍTICOS

 

Lo importante de esto es que el común de los políticos venezolanos no ha logrado superar el odio y la rabia. No superan que quienes están en el poder no les traten como "socios en la corruptocracia estatista" sino como enemigos a los que no se les da "ni agua". Mientras la corruptocracia sigue su camino. Por eso no ven más allá de su problema que es Chávez. El intransigente que no les da lo su parte del botín estatista. Por eso no logran ver los problemas de la población, para gran parte de cual Chávez no es más que otro demagogo, igual y o peor, que los que le adversa, pese a tener similares ideas.

El problema de los políticos socialistas  se resume con el "slogan" ¡Chávez vete ya! Que para ellos lo es todo, y les suena como "quítate tú para ponerme yo", mientras que para los liberales es sólo un paso que hay que dar para enfrentar los verdaderos problemas. Los que han causado los políticos socialistas de antes... que son los mismos que están empeorando los políticos socialistas de ahora.

 

EL VERDADERO PROBLEMA

 

Mientras un gobierno que ha contado con los más altos precios del petróleo de los últimos 30 años, se endeuda y dilapida los recursos públicos, el problema venezolano que empeora, es que como sociedad, cada año producimos menos riqueza que el anterior. Nos hemos empobrecido, y mucho. Cada año el gobierno es más grande, más costos, y está más endeudado que el anterior. Inflación, devaluación, miseria, delincuencia, desempleo, insuficiencia en servicios públicos tan básicos como las cloacas. Exceso de gobierno para gastar en lo que no es función del gobierno, y falta de gobierno para la seguridad y la justicia. Esos son los problemas de la gente. Y la mayoría de la gente no ha identificado correctamente las causas. Sólo sufre las consecuencias. De hecho algunos tienen tan mal identificadas las causas que las confunden con las soluciones. Las soluciones a los problemas que causan las socialistas democráticos. Esos que defienden las libertades políticas... y en algo las civiles, pero destruyen las libertades económicas... y con ello el derecho a la propiedad de los pobres más que el de los ricos. Mismos problemas que han causado los socialistas serviles totalitarios, que no quieren ninguna libertad para nadie, excepto para su líder supremo... sí acaso. No está entre ellos la solución. Estría en una verdadera derecha política, que si defendiese las libertades económicas... aunque no tanto las civiles, y con ello tendría sólo una parte de la solución. Completa... la solución, está en el liberalismo libertario, que no es derecha ni izquierda, pues está cree en defender todas las libertades...  no sólo algunas.

 

DEL NEOLIBERALISMO SALVAJE

 

El problema con los neoliberales es que ni son nuevos, ni son liberales. Son estatistas ligth, socialistas ligth. Venden activos, pero no pagan las deudas. Y en lugar de reducir el gasto lo incrementan. Así, sus mecanismos anti-inflación revientan y la población paga los platos rotos.

Los liberales libertarios proponemos limites reales del gasto y el endeudamiento. Y sobre todo pagar la deuda.

De hecho, mis propuestas, de reformas legislativas y constitucionales, trasformarían los programas neoliberales en delito.

Por lo demás, no se trata de soluciones para el Estado únicamente. Las soluciones para la gente, son la parte más importante de nuestros programas.

El neoliberalismo es la continuación del estatismo socialista... por otros medios. Y es muy "medio" medio estatista, medio socialista, medio efectivo al principio, medio demasiado costoso... y medio "centro político" que es como decir medio oportunista y medio inútil.

 

PONER ORDEN EN CASA

 

Como los desaciertos del estatismo los paga la gente, no hay soluciones para la gente, sin solucionar los del estado. Y, como siempre digo, eso se logrará al pagar la deuda pública liquidando el 50% de los activos que el Estado no ha manejado eficientemente. Lo que implicaría, "adicionalmente" duplicar el ingreso fiscal petrolero

Dedicar la mayoría del presupuesto para seguridad, justicia y obras públicas

Dedicar el resto del presupuesto para salud, educación y asistencia social básicas.

Ningún presupuesto público para otra cosa diferente. ¡Y nada de gasto público "no presupuestado"!  Prohibición constitucional del endeudamiento que supere el 5% del presupuesto. Con las mayores sanciones civiles y políticas.

Pero eso es poco... y no llegará lejos si no se le implementan soluciones reales a los problemas que el estatismo le ha causado a la población, y eso pasa por Capitalizar a la población, distribuyendo el otro 50% de los activos mercantiles estatales, en partes iguales entre los ciudadanos, mediante acciones y derechos intransferibles individuales.

Obligar legalmente al gobierno ha destinar lo obtenido de la venta de cualquier activo público actual o futuro, exclusivamente para el pago de capital de la deuda pública existente en el momento de la venta, hasta pagarla completamente.

Regresar al patrón oro, como paso previo de la libertad monetaria, impidiendo la devaluación e inflación. En fin... eliminar todas las trabas y regulaciones contra la creación de riqueza.

 

¿BATALLA DE SANTA INÉS?

 

Hay suficientes liberales en Venezuela para conformar un movimiento político importante. Lo único que hay que lograr es que la mayoría se una en un mismo movimiento político liberal libertario. Aún estamos muy dispersos. En el movimiento liberal libertario Resistencia Civil trabajamos para crear y fortalecer las herramientas de participación liberal en la política que vendrá. Y este es el mejor momento, porque los liberales de las nuevas generaciones pasaran por encima de quienes no sean capaces de ofrecerles las herramientas políticas que necesitan.

Hoy somos una parte relativamente pequeña de una variopinta y mayoritariamente izquierdista oposición, cuya única autentica virtud es que los declarados serviles totalitarios no han tenido verdadero protagonismo en sus filas. Siempre nos opusimos contra "estrategias populares" a las que nadie más se atrevió a señalar, desde el principio, como los caminos al fracaso que fueron. Insistimos en estrategias que tenían oportunidades reales de éxito, cuando eran "impopulares". Y se demostró que eran las correctas.

Como tenemos claro que no nos estamos "jugando a Rosalinda", porque no es "nuestra". La única propietaria de Rosalinda, sería Rosalinda. Apenas, saliendo de otro mal gobierno. Tenemos aún más claro que no estamos en una nueva Batalla de Santa Inés, porque Ezequiel Zamora fue un honesto empresario, fiel creyente de la sagrada propiedad, que, luego de intentar las vías pacificas, se alzó en armas contra un gobierno abusivo... que decía ser respetuoso de la libertad, igualdad ante la ley, y propiedad privada... y no lo era. No hay  Santa Inés, o Florentino, ni le importa mucho realmente al presidente de los EE.UU. que se quede o se valla de Miraflores un gobierno que le ladra... pero se cuida muy bien de morderle. Y más bien es un puntual desmontador de esa molesta Orimulsión que compite con los negocios de "los amigos del imperio". Aún no se han reagrupado las fuerzas liberales... Sólo hay dos grupos de oligarcas demagogos luchando por el botín... y unas mayorías engañadas por los cantos de sirena. Pero nos reagruparemos... Y vendrá una verdadera nueva "Batalla de Santa de Inés", incruenta esta vez... en donde la nueva "oligarquía soez" morderá el polvo de la derrota.

Pero eso será mañana. Hoy es sólo sacar a este porque es aún peor que los otros. Ni más ni menos. ¡Por ahora!.

 

Y EN LO INMEDIATO

 

Con una oposición atiborrada de socialistas descartados por el más socialista de nuestros gobiernos, no fue extraño que la oposición organizada de Venezuela haya logrado antes arrancar derrotas de las fauces de la victoria... Simplemente señalo que hay que trabajar muy duro para derrotar electoralmente un gobierno que ante un el único evento electoral que lo puede sacar del poder en lo inmediato. Es decir, en plena campaña electoral. Saca a relucir un "fondo social" para manejar directamente dos mil millones de petrodólares sin pasar por el Banco Central. Gobierno que, luego de enormes esfuerzos, tiene finalmente un fuerte control sobre las instituciones. Apoyo "oficioso" de grupos paramilitares armados y uniformados que practican el terrorismo político, con cuadros de la delincuencia común. Un sistemático reparto de subsidios, beneficios, créditos, y últimamente el regalo de dinero sin el disfraz del crédito. Y un apoyo popular, que aunque no sea mayoritario, es numéricamente significativo.

Sólo quien tiene claro el verdadero objetivo, quien marcha adelante con ese objetivo en mente, quien entiende lo que pasó, lo que pasa... y lo que aún puede pasar... entiende que hay que seguir trabajando hasta solucionar los verdaderos problemas... con soluciones que si funcionen. Y entiende que esta batalla es sólo otra más, que todavía no se ganado, y que si bien ganarla es conveniente, importante y necesario... Es sólo el principio.
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.