Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

La verdad en el presupuesto: Cuanto cuestan los derechos humanos













Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















guille100402.jpg

 

 

 

Hemos visto una gran cantidad de denuncias públicas sobre la sistemática violación de los derechos humanos de personas detenidas en recientes protestas. Se nos haba de un joven asesinado por la espalda. Escuchamos testigos señalar presuntos cuerpos de seguridad del Estado. Pero nos responde ese mismo Estado que el cadáver presentaba, un orificio de entrada, un orificio de salida y que le extrajeron un proyectil "casero" que no usan los cuerpos de seguridad del Estado. Y se pregunta uno: ¿Si el proyectil entró y salió, como es que lo extrajeron del cadáver?.

 

También nos dicen los representantes del Estado, que las personas presuntamente torturadas no se presentan para denunciar, ante los organismos del mismo estado que los torturó. ¿Tienen miedo las victimas?. Pues claro que lo tienen. No es para menos, y es por eso que las denuncias de las victimas del terrorismo de un Estado, son asistidas lenta y silenciosamente por organizaciones, dedicadas y experimentadas, civiles y eclesiásticas, en largos y tortuosos procesos. Quien asiste las victimas no toma partido, sólo asiste las victimas. Quien toma partido puede señalar y denunciar, pero únicamente puede y debe remitir  las victimas hacia las organizaciones independientes.

 

El Estado sólo puede expresar su compromiso con los derechos humanos con dinero. Con presupuesto para tribunales, policías, fiscales y cárceles que funcionen y sean capaces de tratar dignamente a inocentes... y aún a culpables. Y en esa materia, la revolución, de hoy y la punto fijista, están "raspadas" en su "examen" final, y sin esperanza alguna.

 

CON QUE SE COMEN LOS DERECHOS HUMANOS

 

No es de extrañarse que los organismos de seguridad del Estado Venezolano sean señalados como violadores de los derechos humanos. Un Estado que no ha destinado presupuesto para crear, construir y dotar, tribunales y cárceles, en la proporción del crecimiento de la población, por más de 45 años, no es un estado que tenga el menor interés por los derechos humanos. Si tenemos muchísima más población hoy que hace cuarenta y cinco años, pero tenemos -más o menos- las mismas cárceles y los mismos tribunales. Entonces no hay derecho al debido proceso, ni derecho a la vida y la dignidad en el trato de los detenidos que son inocentes hasta que se pruebe lo contrario. Menos aún en el caso de los culpables cuyas penas deben ser proporcionales al delito.

 

El compromiso de políticos y gobernantes con los derechos humanos se mide en la discusión y asignación de presupuesto. ¿Alguien vio a los revolucionarios gobernantes que hicieron su carrera política hablando de los derechos humanos luchar por duplicar el presupuesto de tribunales y cárceles, al costo de cerrar cualquier otra dependencia del estado menos urgente? Pues claro que no. Su compromiso con los derechos humanos fue siempre falso.

 

Mis derechos llegan al limite del derecho ajeno, nos dicen los mismos juristas y funcionarios que en cinco años no han construido una cárcel para descongestionar las existentes, ni duplicado el número de tribunales, única forma de reducir el retardo procesal. No nos hablan de proporcionalidad, no nos dicen que detener el libre transito en medio de protestas políticas, siempre se ha considerado en la legislación civilizada una falta menor, que se castiga con arresto. Ni nos dicen que los militares y policías pueden defender su propia vida contra quien la amenaza, no contra detenidos esposados, rodeados o sentados en el piso, que en nada la amenazan. No nos dicen que los funcionarios al cargo del orden público no deben torturar  sus detenidos, y que golpear, arrastrar por el piso, o causar cualquier forma de daño físico o moral, es tortura.

Pero si tenemos tantos años escuchando sistemáticamente de tales practicas por parte de tales organismos, contra los presuntos delincuentes, muchos de los cuales luego resultan ser inocentes ciudadanos, mientras los auténticos malandros rara vez se ven en esos problemas. ¿Por qué nos parece extraño que la cosa sea ahora contra quienes protestan contra el gobierno?.

 

LOS VERDADEROS DERECHOS HUMANANOS

 

 

La revolución intentando tomar el poder promete "disolver la Guardia Nacional", organismo que la revolución calificaba de "brutal y represivo por excelencia"· La revolución en el poder ensalza, premia y posiblemente condecore, al mismo cuerpo castrense, por hacer con  disidentes de la revolución, lo que antes hizo con los revolucionarios. La revolución neo-comunista desprecia los derechos humanos, en la medida que los humanos somos individuos. Responderá siempre hablando derechos humanos difusos, colectivos, sociales. La salud, la educación, la cultura popular, etc. Y lo hará aquí, y en donde sea, para oponer tales supuestos "colectivos" contra los derechos individuales, con el fin de negar estos. Si mi derecho llega hasta donde empieza el ajeno, y si la revolución desea restringir mis derechos individuales, no puede lograrlo oponiéndolos contra iguales derecho de otro individuo. Así que la revolución neo-comunista se inventa derechos colectivos falsos para destruir derechos individuales reales.

 

Los verdaderos derechos humanos son derechos individuales. No hay mucho que agregar en la declaración que en la revolución francesa se enunció. Revolución que, por cierto, nunca respetó los derechos del hombre y el ciudadano enemigo de quien gobernase. Pero ya el sólo enunciado fue un progreso. Dicho progreso es atacado, no sólo con la abierta violación por parte del Estado de tales derechos, sino con su meaditazación y limitación, mediante el expediente de inventar "otros" derechos para oponérselos.

 

La vida, la libertad, la propiedad y la dignidad del ser humano, resumen los derechos humanos. Pero hay una forma mejor de expresarlo, una definitiva que sobrepone los derechos de cada ser humano, a los de cualquier supuesto colectivo, y los equilibra respetuosamente sólo, con los de otros individuos: La soberanía corresponde al individuo, cada individuo es soberano absoluto sobre su propia persona y el Estado existe y se justifica, única y exclusivamente para defender la soberanía individual de todos y cada uno.

 

Ese tendrá que ser, algún día el preámbulo de una constitución civilizada. Pero eso es sólo el principio.

 
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.