Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Un proyecto de reglamento referendario: Y el espíritu malandro de nuestra legislación













Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















guilleazul11.jpg

 

 

 

Los seres humanos producimos e intercámbianos bienes materiales y derechos inmateriales papa satisfacer tanto el afán de lucro, como el de minimizar el esfuerzo y los trabajos y maximizar los resultados.

En esencia diríamos que nuestro afán fundamental, si llevásemos los anteriores a sus últimas consecuencias- sería el de lucrarse sin hacer esfuerzo alguno... pero de afanes tan aparentemente poco nobles nace todo el desarrollo de la civilización.

Pero hay dos formas de entender la civilización, la liberal, en la que los menores trabajos, los mayores resultados y el lucro personal dependen de mejor proveer nuestros semejantes aquello por lo que voluntariamente están dispuestos a pagarnos lo que aspiramos... y la servil, en que la que los menores trabajos, mayores resultados y lucro de los más fuertes y astutos, dependen de someter a otros a la condición servil y explotarlos.

 

EL ROBO LEGALIZADO

 

Todos los sistemas económicos son de mercado ya que en todos se producen e intercambian bienes y derechos y todos tienen un conjunto de normas jurídicas que regulan la forma en que se puede organizar la producción y realizar los intercambios. Ahí es en donde podemos hablar de mercados libres y interferidos, porque serán libres en la medida en que la organización de la producción y los intercambios reflejen la libre voluntad de las partes que tratan entre sí. Para ser libre la voluntad, lo único que hay que reglamentar entonces son formas castigar en uso de la fuerza o el engaño en los tratos.

Cuando eso es lo que se único que se reglamenta, las leyes son generales, efectivas y de poco costo en su aplicación, y como resultado de su recta aplicación la sociedad en general, y cada persona en particular tiende a enriquecerse con el producto de su esfuerzo. Como resultado de dicho enriquecimiento general los esfuerzos necesarios para obtener los mismos resultados son cada vez menores, entre otras muchas razones, porque el gobierno necesario para mantener tal orden social es poco costoso y más bien pequeño, aunque muy fuerte, efectivo y orientado al servicio a los ciudadanos. Tal modelo de organización social se suele denominar capitalista y es el sistema que favorece los intereses de la gente decente que trabaja y respeta los derechos ajenos..

 Si se reglamenta algo más, las leyes son discriminatorias, costosas y la sociedad en general se empobrece, mientras que unos pocos individuos en particular se enriquecen a costa del mayor empobrecimiento de otros. Como resultado de ello los esfuerzos necesarios para producir son cada vez mayores y los resultados cada vez menores, entre otras razones porque la complejidad de las muchas regulaciones requiere de un gobierno grande y costoso, pero débil, lento e incapaz orientado a enseñorearse sobre los pobladores explotándolos como siervos. Tal orden social se denomina socialismo y favorece los intereses de una casta de vagos y malandros que viven del robo sistematizo y legalizado pisoteando los derechos ajenos.

 

EL ESPIRITU DE LAS LEYES

 

Hay algo en el espíritu de las leyes que nos demuestra de inmediato si son leyes malandras de inspiración socialista o leyes decentes de inspiración capitalista. En las leyes malandras el funcionario tiene completa libertad para hacer todo aquello que no le esté expresamente prohibido, es decir que tiene la más amplia libertad para usar la fuerza del gobierno mandando a las personas a su completo antojo, excepto en aquello que le esté expresamente prohibido. Por el contrario, los ciudadanos comunes sólo pueden hacer aquello que les esté expresamente permitido, en el entendido que todo lo que no les a sido ordenado por sus señores les está prohibido. Así lo que defiende es el amplio derecho de los señores para manejar a sus siervos, concediéndosele a estos últimos algunos derechos restringidos frente a sus señores. Funcionarios formados en el espíritu de tales leyes son amantes de afirmar: yo soy la Ley colocando el argumento de su peinilla incluso por encima de cuaquier molesta restricción que el texto pudiera tener a su libre uso de la fuerza sobre sus siervos.

Leyes de espíritu capitalista son, por el contrario, aquellas en que los ciudadanos son libres de hacer todo aquello que no esté expresamente prohibido, mientras que los funcionarios sólo pueden hacer aquello que la ley expresamente les ordena, quedándoles prohibido todo lo demás que se les pudiera ocurrir. Así lo que se limita es el ejercicio del poder del estado frente a los amplios derechos de los ciudadanos, pudiendo ejercerse tal poder únicamente para proteger esos mismos derechos de su violación por parte de un tercero o de una parte del estado mismo. El espíritu de tales leyes forma funcionarios acostumbrados a decir Nadie está por encima de la Ley y a actuar lo más en consecuencia que su buena disposición les permite.

 

UN PROYECTO MALANDRO

 

Como Venezuela está organizada bajo el imperio de leyes socialistas, la mayoría de los habitantes a sido adoctrinada en la defensa servil de los derechos de sus señores regirlos, frente a la espantosa amenaza ser libres y por ende responsable de las consecuencias de sus actos.

El proyecto de reglamento para normar los referendos que tantas pasiones despertó en la semana pasada es una obvia conclusión de una tradición jurídica malandra. Su principal defecto no fue que intentase modificar  unos lapsos que una norma de tan mayor rango como la constitución establece, tampoco el que establezca que son las organizaciones políticas registradas en el CNE las que pueden representar a los ciudadanos, ya que en realidad eso está en espíritu de la Ley electoral y algo de sentido tiene. El verdadero problema es que este proyecto de marras le da a los funcionarios el poder de decidir donde, como y cuando, podremos o no podremos,  los ciudadanos ejercer un derecho establecido en leyes de mayor rango. Lo correcto sería que el reglamento dictaminara como, donde y cuando tienen los funcionarios que actuar para facilitarnos el ejercicio de tal derecho, si es que se nos da la gana de ejercerlo.

Pienso que las firmas de los referendos establecidos en la constitución deben recogerse en todos y cada uno de los centros de votación de las circunscripciones afectadas por la solicitud, bajo la supervisión de los miembros de mesa sorteados de acuerdo a la ley. Pero esa apenas es mi opinión, lo cierto es que si vamos a tener un reglamento justo, el dónde como y cuando, lo podemos decidir los ciudadanos, a nuestro mejor saber y entender y los funcionarios únicamente revisan después,  o bien lo establece claramente el reglamento y los funcionarios lo aplican tan y como está escrito... los que no lo pueden decidir son los funcionarios.
















3erPolo

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.