Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

El circulo vicioso de la demagogia














Guillermo Rodríguez G.





Venezuela, petróleo y socialismo I

3erPolo
















Es de ver cómo inculpan los hombres sin tregua a los dioses
 achacándonos todos sus males. Y son ellos mismos
 los que traen por su propia locura su exceso de penas
Homero

guillermo_rodriguez_peq3.jpg

 

 

 

 

La mayoría de los habitantes de Venezuela aprendió que altos precios del petróleo significan “dinero en la calle” y con ello oportunidades de ganancia  económica y política, tanto personal y colectiva, como gubernamental y ciudadana, casi para todos… aunque ciertamente más para unos que para otros. También aprendió la mayoría que precios del petróleo bajos significan “pelazón” restricciones, recortes, problemas y pérdidas para todos… aunque para unos realmente mucho más que para otros. De la experiencia ya cercana al siglo en el asunto también deduce el venezolano promedio que la cosa es cíclica, que de alguna forma tras prosperidad viene la pelazón… y viceversa. Pero lo que no parecieran las mayorías haber captado realmente es que tras cada ciclo terminamos más pobres que antes, con lo que pese a los periodos de “dinero en la calle” nos hemos empobrecido material y moralmente en forma creciente y sostenida por cerca de medio siglo. Obviamente algo hemos estado haciendo muy mal, de hecho cada vez peor, para obtener tan malos resultados durante tanto tiempo.

¿Valdría la pena detenerse a considerar las peculiaridades de la relación entre circulante, gasto público y precios del crudo en un petroestado cómo Venezuela? Creo que sí; pero a los efectos de un artículo quizás sea suficiente recordar que alrededor del 80% de las divisas que ingresan al país son producto directo e indirecto de la exportación de petróleo, que aquél es propiedad del Estado desde la colonia, y que éste ha sido socialista –aunque heterodoxo– desde hace algo más de medio siglo. Ello significa que por vías que van del gasto público creciente de un Estado multipropósito, al abaratamiento del crédito por la expansión del circulante y el subsidio financiero discrecional, se expandirán las cadenas productivas invirtiéndose capital barato en actividades de rentabilidad marginal y aún negativa, y que ello será “ganancia” en tanto el precio alto del crudo sostenga la expansión constante del circulante. Pero que aun si el precio no llegara a bajar –hipótesis muy poco probable en un mercado tan intrínsecamente volátil– tan tipo de expansión es insostenible y conducirá eventualmente a una recesión. Aclaremos, en honor a la ciencia económica, que no son los precios del petróleo la causa “exógena” de los ciclos de auge y recesión en un petroestado –la causa siempre es un abaratamiento del precio del dinero que al tornar aparentemente rentables inversiones inviables impulsa un encarecimiento del resto de los precios y eventualmente de la recesión– pero que tenemos razones para temer que en  los petroestados tales ciclos amplían su magnitud y daños en la medida que el auge inflacionario coincide con precios del petróleo altos; en tanto que la coincidencia de la recesión con precios bajos la hace más dura para las finanzas gubernamentales… y en tan sentido más peligrosa políticamente.

El auge en un petroestado estará asociado a su fatal dependencia del ingreso fiscal petrolero. Según sea más alto el precio del crudo, más capital destruirán los gobiernos de los petroestados. El manirrotismo que garantiza a los socios del cartel el acaparamiento del crudo más barato del mercado global por la OPEP, claro está, es peor en la medida que permite desarrollar en un Estado socio como Venezuela el clientelismo político a todas las escalas imaginables… clientelismo que puede ir de la grosera corrupción mayúscula y menuda de los privilegiados por su cercanía al mando supremo, pasando por los propagandistas mercenarios de dentro y fuera con todas las formas concebibles del más rastrero servilismo al poder en la justificación de y alabanza de cada una de las sucesivas “hojas de ruta” al desastre, hasta las masivas transferencias directas e indirectas a las crecientes capas depauperadas… suficiente para la esperanza, pero no para el despegue, generadoras conscientes e intencionadas de dependencia permanente y en tal medida cada vez más  condicionadas a la obediencia política como condición subsistencia.

La concentración del poder político y el capital productivo en pocas y muy privilegiadas manos, muy cercanas a la cúpula del poder mientras las mayorías dependen de las transferencias de recursos condicionadas a la obediencia al gobernante imposibilita la operación de las instituciones liberales republicanas del gobierno limitado, y estimula la creciente radicalización del discurso único crecientemente aplastante –hasta donde las circunstancias lo permitan- y de las prácticas totalitarias que no son más que la consecuente implementación de aquél radical discurso mesiánico. Contra eso de nada valen las "unidades" variopintas y oportunistas, ni la política de la antipolítica y menos aún una podrída cuña del mismo -o muy parecido- podrido palo ideológico. Contra eso únicamente vale la ideología contraria expresando mejores soluciones a los problemas de las mayorias por medio de un partido político liberal organizado seriamente y con visión de largo plazo

Las crisis financieras de los petrogobiernos se han venido saldando entre nosotros con la radicalización de modelo perverso del petroestado. Cada ajuste de cuentas que nos condujo el previo manirrotismo socialista desatado, ha sido seguido de la voluntad colectiva por aún más descontrolado despilfarro, más concentración del poder, dependencia, clientelismo y destrucción material y moral de la sociedad. Caen los petrogobiernos, pero se fortalece el petroestado y se incrementan sus vicios, hasta que la concentración del poder en un petrogobierno y la dependencia de las masas de las limosnas que aquél reparta sean tales… que ese petrogobierno se eternice sobreviviendo a la crisis que se intensifique y nuestro petroestado llegue a la etapa de un criollo  petrototalitarismo. Finalmente estamos en el umbral de esa puerta, y aunque quizás sea imposible que no la atravesemos, la verdad es que por terrible que resulte, no es un camino sin regreso. Al final de cuentas el socialismo –descartando su aislamiento geográfico completo en sociedades primitivas férreamente estratificadas– es intrínsecamente inviable y su eventual colapso y desmoronamiento no ha dado ni se dará en la escala milenaria de las grandes civilizaciones, sino en la de décadas en que caen los más destructiva y largamente sostenidos utopismos febriles entronizados por las más bajas pasiones.

Para llegar al borde de éste abismo es mucho lo que avanzó la privilegiada casta política del socialismo blanquiverde en el camino al infierno que tomó Venezuela en 1945 –o poco antes– y críticos fueron los aportes oportunistas de “empresauros” oligopolistas del privilegio protegido… cuando imaginaron ¡oh ilusos!  al poder político cayendo en sus manos como fruta madura, sin más esfuerzo que el de completar la zapa de un primer socialismo criollo que ya se desmoronaba por su propio y podrido peso, sin ofrecer nada en su lugar, más que sus injustificadas ambiciones de mando. De aquellos polvos vienen estos lodos, aunque ni a los de antes ni a los de ahora les sea posible admitir tal realidad como lo que es. Hasta ahora hemos tenido socialismo “a medias” el país fue medio socialista para los pendejos a los que les tocaba el pellejo del sistema mixto, y medio capitalista para los vivos que se agarraban el lomito sin mucho esfuerzo. Ahora nos anuncian que el país se dirigirá al socialismo completo… pues aunque es más fácil anunciarlo que hacerlo, eso lo que significa es que todos seremos obligatoriamente  pendejos –excepto por el mercado negro que acompaña a todo socialismo “completo” de forma tan arriesgada con inevitable– y sólo quedará algo de lomito para la “nomenclatura” del partido único más cercana al supremo caudillo vitalicio. Al menos así han funcionado, hasta la fecha, todos los socialismos “completos” sin excepción alguna. Quizás no sea en realidad posible instaurar eso en las condiciones actuales de Venezuela, pero de que nos acercaremos a ello mucho más de lo que hubiéramos creído cuando temíamos en medio del inevitable colapso del puntofijismo que algo peor aún ocuparía su lugar… algo que difícilmente hubiera sido  alguno de los oportunismos destructivos que  tanto abundaron en el periodo que va del inicio del colapso definitivo del puntofijismo al final de la transición de las chiripas… y que en cierto sentido se extiende a los primeros años del neosocialismo radical en el poder.

Así las cosas, pensar que un gobierno como el actual perderá el poder por una caída de los precios del petróleo, cosa ya difícil… y que lo que lo sustituya no resulte todavía peor tras desmoronarse por aquello y sin alternativa real no sea algo todavía peor, cosa del todo imposible…  es la quinta esencia de los que los estadounidenses llaman “wishful thinking”. Cierto es que una cosa pudiera coincidir con la otra y la primera pudiera incidir sobre la segunda, pero a todas luces está muy lejos de ser suficiente una como la  eventual baja de precios del crudo para causar la otra como la salida del poder de un socialismo radical reciente que entró en sustitución de otro socialismo moderado y agotado. Hace falta algo más, y no tiene nada que ver con charreteras trasnochadas, ni otras aventuras sin destino cierto, sino con el ABC de la actividad política contemporánea. Una alternativa política real ha de ser ideológica y cultural, ha de ser no sólo diferente, sino incluso opuesta a lo que pretende sustituir… pero ha de ser opuesta como solución esperanzadoramente mejor a los mismos problemas sobre los que el socialismo de ayer y hoy desarrolló su mitómano discurso. Pero eso requiere formación, organización, propaganda y práctica política real… lo que a su vez requiere un enorme esfuerzo y un relativamente largo periodo de tiempo. ¿Qué hacer para armar realmente esa alternativa al socialismo empobrecedor?. Indudablemente mucho, demasiado para tratarlo en un artículo… pero no demasiado como para resumir lo más importante en dos o tres. Así que: Hasta la próxima si le parece que vale la pena continuar con el tema.

 
















3erPolo

 
¿Interpreta este artículo la doctrina política de la libertad individual y el Estado limitado para la Venezuela contemporánea?
 

En la escala del 1 al 5
1 2 3 4 5

Ver resultados

promo_grg_lyc.jpg
   

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.