Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Hoy aún menos que ayer: ¡Más de medio país carece de representantes!














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.
 Simón Bolívar

guillepeq2.jpg

 

 

Pensándolo muy bien, no ha cambiando mucho la composición ideológica del parlamento. Lo que tenemos no carece de legitimidad o de legalidad, carece de representatividad... apenas representa una minoría. Pero sí los partidos que se retiraron de la elección hubieran permanecido... la abstención hubiera sido poco más de 50% y en lugar de una, tendríamos dos minorías representadas. E igualmente más de la mitad del país sin representación parlamentaria alguna. Con un espectro político incompleto, una población que está rechazando el socialismo, no estaba realmente representada en el Parlamento de ayer, lo estará menos en el de hoy... y no lo hubiera estado de forma alguna por los partidos que se retiraron, ni por la seudo sociedad civil que pretende sustituirlos sin hacer trabajo político alguno. Ese es el verdadero problema.

 

La polarización ideológica que había evitado hábilmente el punto fijismo, fue conscientemente impulsada por ciudadano presidente y caudillo único del socialismo del siglo XXI... Y está dejando en evidencia que más de la mitad no quiere socialismo alguno, no tiene representación política alguna y se tiene que elegir entre dos males... o no elegir. Ese es un serio problema político. Que no hay una verdadera alternativa política e ideológica al socialismo organizada en un gran partido nacional en Venezuela... que todos los partidos se declaran socialistas o izquierdistas de una u otra forma. Y que en impedir que surja una representación política real de los que carecen de ella, coinciden todos, desde los aventureros proconsulares mercantilistas de doña Maria Corina, pasando por los viejos partidos del punto fijismo y sus recientes desprendimientos indefinidos, al socialismo misionero del ciudadano presidente que ha ocupado y asumido las bases y el espacio político de unos viejos partidos no menos socialistas.

 

Vemos al Presidente del monocolor parlamento inventándose explicaciones casi esotéricas para sacarse de la manga la “pluralidad” y el “debate” de un parlamento en que un partido oficial del presidente tiene dos tercios de los diputados, el resto de los partidos presentes también claman ser seguidores fieles y obedientes del presidente... con lo que el 100% de los diputados son incondicionales en la adoración perpetua del presidente y jefe único de su revolución. Se preocupan los socialistas del siglo XXI con su 100% de “representación” parlamentaria, del escuálido número de votos que a tal representación los condujo. Saben muy bien que cualquier tipo de “debate” en semejante cámara será visto como lo que es... un teatro para una galería que no se traga el cuento. Nada nuevo a la sombra. Lo nuevo es que quedó demasiado al sol la cosa. Y ahora los actores de tres farsas paralelas, escenificadas al mismo tiempo en un mismo escenario, coincidirán desde dentro y fuera del parlamento, en querer tapar el sol con un dedo... cada cual con su propio dedo.

 

El problema de esa oposición socialista “moderada” ideológicamente inconsistente, fue que perdió casi completamente su previamente menguada base de apoyo electoral. Pero no ante el gobierno, fue ante la campaña anti-política de medios de comunicación y ONG´s que veían a la presidenta de SÚMATE como “jefa suprema” (virtual claro está) de una oposición seudo unificada al siguiente día de que la oposición socialista agrupada en partidos políticos se viera reducida a su mínima expresión en votos y representación parlamentaria.

 

Los oficialistas, ante ese espectáculo, se durmieron en los laureles del jefe... el uso del presidente en funciones en la campaña de cada candidato, y el abuso del poder del Estado en todas las formas imaginables. No se esforzaron mucho porque su enemigo estaba derrotado de ante-mano, no por ellos, como por esa otra oposición desarticulada, carente de organización, incapaz de actuar electoralmente con efectividad, pero abundante de millones e influencia comunicacional, que se auto-denomina “sociedad civil”. A esa la pensaban derrotar nuevamente la campaña presidencial, con un poquito más de esfuerzo, pero tampoco demasiado... ya que había visto claramente su incapacidad de soñar siquiera con armar una maquinaria electoral como las que en su momento montara “el caudillo Alfaro”... cosa que si aprendieron estos adecos rojos seguidores del caudillo único del socialismo del siglo XXI..

 

Como los partidos pre-derrotados no “siguieron el guión” y se retiraron del juego al último momento. No dejaron en evidencia su debilidad extrema. La presidenta de SÚMATE no pudo declarase jefa suprema de nada... y los dormidos candidatos revolucionarios se encontraron con que para su obra de teatro parlamentario el guión que tenían ya no sirve. Tienen que inventarse otro a la carrera. Y ese siguiente paso realmente no saben como darlo. Por eso necesitan conspiraciones y amenazas. Sí la incapaz seudo-sociedad civil no se los monta para fortalecerlos y legitimarlos... los tendrán que inventar ellos mismos.

 

Ahora están tan confundidos por el cambio de escenarios, como desconectados han estado siempre de los verdaderos problemas de una población, que han empobrecido y manipulado con las mentiras del socialismo de ayer y hoy. Los partidos huyeron “hacia adelante” y no tiene un siguiente paso. La virtual jefa suprema de la seudo sociedad civil perdió su victoria sobre los partidos opositores, y no tiene siguiente paso. Los del gobierno fueron sorprendidos enchinchorrados esperando que anti-partidismo proconsular les regalaba una victoria fácil. Nadie tiene siguiente paso planeado en la comedia. Pero seguirán caminado todos. Al fin de cuentas, el costo sus errores lo pagan otros.

 

Tras décadas de campañas anti-partidos en favor de una desgraciadamente fantasmagórica “sociedad civil”. En lugar de sustituir partidos políticos malos por partidos políticos buenos. Logramos una oposición que carece realmente de partidos políticos organizados, disciplinados e ideológicamente coherentes. Y con ello carece tal oposición de las “maquinarias políticas” capaces de movilizar y defender todos y cada uno de sus votos en cualquier escenario. Siendo que SÚMATE, la ONG que asumió sustituir tales maquinarias partidistas, fracasó estrepitosa y escandalosamente en el empeño durante el referéndum revocatorio, pero sigue siendo razonablemente exitosa en impedir que se le responsabilice por las consecuencias de su irresponsabilidad, impericia, arrogancia, torpeza y falsedad. Si llegase a lograr lo que, por ahora, la huida hacia adelante de los partidos socialistas opositores le arrancó de las manos, tendríamos el fracaso anunciado de una candidatura presidencial abiertamente proconsular... Cosa sospechosamente a la medida del interés del socialismo misionero.

 

Para quien se considere socialista, es el día de “asumir lo que el socialismo fue, es y será en Venezuela” pues los que realmente se comprometieron hoy en adelantar tal despropósito empobrecedor en nuestro país, son hoy quienes están hoy gobernando. Mientras que para quienes se consideren opositores al despropósito en nombre del que se nos ha gobernado por siete años, es el día de entender que esto no ha sido, ni será, más que la inevitable consecuencia del no menos socialista despropósito de los 40 años anteriores. Pero sobre todo, es el día de abandonar los mitos, la incoherencia, el aventurerismo y la inconsistencia, para  comprometerse seriamente en la construcción de un movimiento político liberal unificado en torno al programa de transición del socialismo al capitalismo popular, que únicamente puede empezar con la transferencia directa de los activos del Estado hacia la población. Y es nuestra única salida.
















¿Qué tan liberal es este artículo, calificado del 1 al 5?
1>>>5

Ver resultados

3erPolo

Opine sobre este artículo...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.