Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Socialismo: Sueño de abundancia y despertar de miseria














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















Si alguien promueve una ideología que muestra total desprecio por el individuo
y ha causado miseria y la muerte de cientos de millones de personas
de la mano de sus gobiernos, ¿qué pensaría usted de esa persona?

guillepeq2.jpg

 

 

 

Lo más terrible que le está ocurriendo a Venezuela hoy en día, es que a semanas de una elección parlamentaria en que las fuerzas del gobierno socialista fundan su campaña en el proyecto de radicalización de la fracasada socialdemocracia adeca, que denominan socialismo del siglo XXI. La desinformación masificada de nuestra actualidad política va de los escándalos de día a día, al abstencionismo, y la propuesta risible de un socialismo opositor que sería “diferente” del de Chávez en detalles menores... Cosas todas que tienen la misma o menos importancia que la trama de una telenovela para la inmensa mayoría de una población empobrecida, que cada día es más dependientes de la limosna estatal institucionalizada del socialismo misionero.

 

ENFRENTANDO LA TRAGEDIA

 

Con excepción de los notables esfuerzos de liberales como Néstor Suárez y Alberto Mansueti en la organización liberal RUMBO PROPIO del Zulia...  el extraordinario trabajo de varios años de Pedro Elías Hernández y la gente de PETRÓLEO PARA EL PUEBLO en Aragua... y los años de esfuerzos crecientes del Movimiento Liberal Libertario RESISTENCIA CIVIL en gran parte del país (Y alguno que otro pequeño grupo de tendencia liberal, que pese a sus buenas intenciones, hoy montando tienda aparte es más lo que fracciona y disgrega que lo que aporta) los políticos venezolanos no se atreven a presentar una clara y definida alternativa real al socialismo, de gobierno y oposición. Y eso, pese a que saben muy bien que un liberalismo devolucionario masificado es indudablemente capaz de polarizar la política venezolana... pero en los temas que realmente le interesan a la población, como son los que define la seguridad en la calle y la comida en la mesa, acorralando al socialismo con verdaderas soluciones populares realmente contrarias al inevitable fracaso socialista.

 

Y ya en el terreno de la picaresca política criolla, también vemos hoy como la detección inteligente del sentido de la oportunidad, tristemente combinada con la falta competa de ética personal y política, se traduce en la alianza de algunos capitales producto de concesiones, privilegios y negociados corruptos con los gobiernos socialistas del pasado guanábanero y chiripérico,  con las deserciones no menos oportunistas del chavismo temprano, juntas y revueltas en una especie de caricatura ideológica cubista, que es solo se puede llamar en Venezuela “centropendejera” inconsecuente.

 

VICTIMAS DE SI MISMOS

 

De la gran y las pequeñas tragedias es responsable y victima a un tiempo un gran empresariado criollo y una clase media formados al amparo de la corrupción, el privilegio, el proteccionismo, el subsidio de los negocios y empleos “por, con y para” el Estado socialista deslavado y corrupto de la guanábana “adecopeyana y asoc.”. Perdidos hoy entre el aventurerismo y la apatía,  producto de la angustia, la rabia y la impotencia de su propia ineptitud, ven hoy como sus prebendas y privilegios se les escurren entre los dedos, para terminaren un Estado socialista aún más grande y poderoso, y una nueva oligarquía tan groseramente corrupta e hipócrita como fueron ellos y sus asociados del pasado. Excepciones hay... pero cuando son pequeñas, en número o en capital... y en gran parte en ambos.

 

Pero la mayor tragedia es que en medio de su vicioso clasismo y racismo, más que risibles viéndoles en origen y color de piel, sus infantiles mitologías del “gerencialismo” y la anti-política, su prepotente ignorancia, viveza torpe, rabia impotente e irracionalidad creciente esos sectores no solo son el caldo de cultivo, como el soporte financiero y la carne de cañón de una oposición de eunucos ideológicos, estratégicamente balcanizada y políticamente inconsistente, a la medida de los intereses políticos del gobierno, y causa fundamental de su éxito.

 

LA INCREÍBLE ESTUPIDEZ

 

Concentrada en la increíble estolidez mental de repetir por siete años completos que, como hay que salir del gobierno “a corto plazo” y “como sea” por lo que “no hay tiempo” para organizar esa real alternativa política, conceptual, doctrinaria, programática y aún cultural y ética al socialismo, que desde Platón al siglo XXI ha sido la misma en diferentes versiones, y en este siglo XXI es la misma versión, desde el MVR bolivariano de Chávez, pasando por el etnocacerismo de los Humala, al PSOE del talante de Zapateril es el mismo... adaptándose como puede y avanzando hasta donde puede, de acuerdo con las circunstancias que en cada lugar ha de enfrentar.

 

Siete años en que la repetición de tal estupidez ha conducido a retrasar y debilitar el fortalecimiento de la única alternativa política capaz de “salir del gobierno” por los mismos medios que lo eligieron y colocaron el poder, dicho sea de paso, los únicos posibles para los que propugnan "otros" fuera de su alcance. Alternativa que ha sido más combatida por la oposición inconsistente, y los torpes intereses declinantes que la manejan, que el propio socialismo del Siglo XXI. Pero ¿cómo van a combatir efectivamente la doctrina criminal que en realidad comparten? Y como van a apoyar la libertad individual, la responsabilidad, la justicia retributiva, el gobierno limitado y la prosperidad material y moral alcanzables solo por un gobierno severamente limitado a sus funciones naturales mínimas, un capitalismo popular ampliamente masificado, cuyas implicaciones de prosperidad real del pueblo, independencia real de las las mayorías, libertad y muy especialmente competencia abierta, cuando temen semejantes excrecencias del socialismo cuarto republicano, mucho más a la libertad y la competencia, que a todo lo que les traiga el socialismo misionero del siglo XXI. ¿Cómo podrían enfrentar exitosamente la radicalización del socialismo fracasado, los artífices, cómplices y beneficiarios del fracaso que trajo esta radicalización? Como pueden enfrentar un socialismo rico, manirroto, popular y misionero, quienes comparten el fondo de su doctrina empobrecedora y destructora.

 

No pueden, y como no pueden enfrentarlo efectivamente, estorban la construcción de una fuerza política nacional unificada por el capitalismo popular que, poco a poco, se levanta pese a ellos, para enfrentar tanto al socialismo misionero del siglo XXI como al socialismo fracasado del siglo XX, en medio de sus siete años de fracasos... y los que aún faltan. Pero poco a poco,  son más y más los que dejan de lado el aventurerismo irracional. Son más y más los que descartan las “pajas mentales” de los ideólogos del reparto de miseria, que no varía en la naturaleza, pero si en la importancia y fuerza, de un líder global del nuevo socialismo como Chávez Frías... a un emblemático resto marginal del fracaso de punto fijismo y el chiriperismo como Petkoff Malec. Y como cada día, y aún en medio de las confusiones y la desinformación, son más de esos inteligentes ciudadanos que identifican como “de la misma naturaleza” y por ende de iguales o peores resultados en el caso de gobernar, a unos y otros socialistas venezolanos... y que también son más los que hora comprenden que la salida  no es de la  oportunista indefinición ideológica de la minúscula centropendejera que no pasa de ser “otro disfraz de tercera”

 

CURANDO LA ENFERMEDAD REAL

 

A lo largo de los ya casi 50 años en que ha desgobernado Venezuela, el socialismo se ha repetido siempre, proponiendo como solución de los fracasos resultantes de ponerlo en práctica, más y más radicalizado socialismo. Que es tanto como pretender curar el envenenamiento haciendo pasar dosis crecientes de veneno por medicina. Disfrazar ahora el veneno de medicina de nuevo es natural en el socialismo que gobierna. Pretender lo mismo desde la oposición es de un grado de desconexión con la realidad objetiva que únicamente puede ser calificado de locura.

 

La cura verdadera de esa enfermedad insidiosa está en un capitalismo popular que transfiera efectivamente los activos mercantiles que el socialismo ha concentrado en el Estado directamente y universalmente a la población, acabe de una vez y para siempre con los privilegios de las oligarquías estatistas de ayer y hoy, y limite efectivamente al Estado en poderes, atribuciones y presupuestos. Y eso se llama liberalismo. Liberal tendrá que ser el movimiento político nacional unificado que finalmente derrote al socialismo en Venezuela, para construir una sociedad de prosperidad y paz... o nos seguiremos hundiendo en la miseria y la violencia que resultan de cambiar unos malandros por otros en manejo del poder teóricamente ilimitado y prácticamente inútil de cualquier versión del Estado multipropósito que se construyó al amparo de una ideología que simplemente se contradice con la naturalaza humana, como es el socialismo, en cualquiera de sus variantes.

 

LOS VERDADEROS PARÁSITOS EXPLOTADORES

 

El socialismo, es la expresión filosófica y política de los intereses de las clases parasitarias. Nació, medio milenio antes de Cristo, como un intento de los “intelectuales” para crear un Estado aún más poderoso y explotador que el mercantilista, regido permanentemente por ellos... y más nadie. Para lograrlo recurren al engaño y la envidia, usando la ignorancia de las masas como instrumento ciego de su propia destrucción.

 

El liberalismo, es lo contrario del socialismo. Es expresión filosófica y política del interés de todos y cada uno por una sociedad libre y un gobierno limitado Y por ello es la expresión política de la civilización que requiere la masificación plena del sistema económico capitalista, sustentándose en los deseos de superación y el sentido de justicia de los individuos... contra la envidia y el parasitismo.

 

El primer socialista conocido fue Platón, quien medio milenio antes de Cristo intentaba establecer el gobierno de los filósofos: Propuso la propiedad colectiva de los bienes y las mujeres... A las mujeres generalmente no les gustaba Platón... y a Platón generalmente no le gustaban las mujeres

 

Con el tiempo, los socialistas desde siglo XIX, se limitaron a propugnar el concentrar el control (directo o indirecto) de los medios de producción por el Estado y sin incluir en la propiedad colectiva a las mujeres... Sin cuyo apoyo no podían alcanzar el poder y colectivizar en lo posible el resto.

 

A diferencia del siglo XX, en que prometía producir más que el capitalismo, el socialismo del siglo XXI afirma que los incrementos de producción del capitalismo son insostenibles, y promete producir menos, cosa que si puede lograr... Y una escala inamiginable: Es un nuevo Malthusianismo. Teoría falsa que, contra toda evidencia, afirma que la población crecerá más rápidamente que los recursos y predice hambrunas que nunca llegan a ocurrir.

 

LA MENTIRA Y SUS CONSECUENCIAS

 

Y las campañas de mentira seudo científica salen de las fabricas de propaganda falsa en que, en gran parte, se han transformado las “grandes” universidades gringas y europeas. Por ejemplo, Paul Ehrlich (Universidad de Stanford) afirmó desde 1968 que “sería imposible que la India alimentara a 200 millones adicionales de personas para 1971”... En la edición de 1980 de su libro, la bomba poblacional, omitió todo comentario sobre el asunto pues los hindúes estaban exportado excedentes de granos a la URSS.  Es muy importante porque ese tipo de mentira seudo científica en constante mutación es el sustento fundamental del anti-productivismo primitivista que diferencia al socialismo del siglo XXI.

 

Aunque se ha mostrado inviable siempre, el socialismo es un sistema de organización perfectamente natural, solo que es contrario de la naturaleza humana y corresponde perfectamente con la naturaleza de la hormiga. Por eso los socialistas acertadamente afirman que deben construir un “hombre nuevo”. Lo que no dicen es que ese hombre nuevo  socialista debería tener cerebro de hormiga.  No lo han creado... pero el costo de intentarlo, solo en el siglo XX, fueron los mayores genocidios de la historia humana, en el orden de los 100 millones de seres humanos asesinados como parte de la "Política de Estado" de sus gobernantes.
















3erPolo

¿Qué tan liberal es este artículo, calificado del 1 al 5?
1 > > > 5

Ver resultados

Opine sobre este artículo...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.