Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Mutuamente excluyentes: Socialismo y realidad objetiva














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















“Las asambleas de bandidos son como imperios pequeños:
 una tropa de hombres gobernados por un jefe,
unidos por cierta alianza, que se reparten el botín según lo convenido.
Si una compañía de este tipo crece, y cuenta con perversos suficientes en sus filas
como para conquistar lugares y asentar su poderío, tomando villas y sometiendo pueblos,
entonces se les llama un Estado.”

guillepeq2.jpg

 

 

 

El Estado no somos todos, y las propiedades del Estado, no son “de todos”. Lo que es del Estado no es del pueblo, mientras que lo que es del pueblo no es del Estado. El Estado no es producto de la colaboración ni de un “pacto social”. Y aún el gobierno democrático de la mayoría no debe ser absoluto, y debe estar sometido al límite de los derechos individuales... O el conflicto entre cinco violadores y una victima, se “resolvería” votando y... ¿No sería un crimen la violación sí la votó la mayoría?.

 

El Estado es un ente de naturaleza represiva producto del monopolio del expolio del gobernante. Se torna útil para los gobernados, porque limita el robo en magnitud y tiempo previamente conocidos. Para lograr el monopolio del robo deberá proteger su soberanía territorial, así como las vidas y propiedades de sus gobernados de cualquier otra amenaza. Y para tener cada vez más, deberá dejar a sus gobernados suficiente como para que puedan prosperar pese al expolio.

 

La evolución de la humanidad dependerá de someter al Estado al control de los gobernados. El progreso de la civilización es posible únicamente bajo un gobierno limitado en sus atribuciones, poderes y recursos. En tal medida, las primitivas sociedades mercantilistas con gobernantes absolutos, en las que el éxito depende del privilegio y la corrupción, evolucionan en modernas sociedades capitalistas de gobiernos limitados, en las que el éxito depende de la eficiencia y el trabajo honesto.

 

El socialismo, es la expresión filosófica y política de los intereses de las clases parasitarias. Nació, medio milenio antes de Cristo, como un intento de los “intelectuales” para crear un Estado aún más poderoso y explotador que el mercantilista, regido permanentemente por ellos... y más nadie. Para lograrlo recurren al engaño y la envidia, usando la ignorancia de las masas como instrumento ciego de su propia destrucción.

 

El liberalismo, es lo contrario del socialismo. Es expresión filosófica y política del interés de todos por una sociedad libre y un gobierno limitado Y por ello es la expresión política de la civilización que requiere la masificación plena del sistema económico capitalista, sustentándose en los deseos de superación y el sentido de justicia de los individuos... contra la envidia y el parasitismo.

 

Racionalmente es imposible sostener el socialismo, pues todos los intentos por establecerlo han fracasado produciendo, muerte, hambre, destrucción, tortura y desolación material y moral. Por ello los socialistas negarán la razón y la realidad misma en su milenaria aspiración, pero la realidad existe y es una sola. La verdad es la correspondencia entre la realidad y la percepción que tenemos de ella. La verdad en cada circunstancia es una sola. Los errores son potencialmente infinitos y pueden contradecirse entre ellos. Y los que sostienen que la realidad depende de la percepción, nos dicen que el mundo funciona como los dibujos del Coyote y el Correcaminos. Pero quién dé un paso al abismo en la realidad, caerá de inmediato, perciba lo que perciba... Y morirá sí la altura es suficiente... perciba lo que perciba. La realidad no funciona como los dibujos animados... aunque los filósofos afirmen lo contrario.

 

El primer socialista conocido fue Platón quien medio milenio antes de Cristo intentaba establecer “el gobierno de los filósofos: Propuso la propiedad colectiva de los bienes y las mujeres. A las mujeres generalmente no les gustaba Platón... y a Platón generalmente no le gustaban las mujeres

Con el tiempo, los socialistas de los siglos XIX, XX y XXI se limitaron al control de los medios de producción por el Estado: Algunos Estados socialistas se apropian de los medios de producción (Control directo) Otros Estados socialistas controlan los medios de producción sin apropiárselos (Control indirecto) Como los dos métodos se tienen que combinar en algún grado, y no existe el “Capitalismo de Estado”, sería una contradicción en términos (los medios de producción propiedad “del Estado” no son capitalistas... son socialistas) El porcentaje de medios de producción que estén apropiados por el Estado, y el porcentaje de control que el Estado ejerza sobre los privados, determinan el porcentaje de socialismo neto de cada sociedad. Hay infinitos grados posibles de combinación, pero NO existen “dos socialismos” de diferente naturaleza. Esa mentira se repite en Venezuela por los socialistas de “oposición” al socialismo que gobierna (para no admitir que en realidad su oposición se limita al no ser ellos los, y no otros, los que manden... para hacer ellos, y no otros, exactamente lo mismo que están haciendo los que ahora gobiernan)

 

A diferencia del siglo XX, en que prometía producir más que el capitalismo, el socialismo del siglo XXI afirma que los incrementos de producción del capitalismo son insostenibles por razones ecológicas: Es un nuevo Malthusianismo. Teoría lógica, histórica y económicamente falsa que se limita a repetir (contra toda evidencia) que la población global crecerá más rápidamente que los recursos para sostenerla. La ciencia económica prueba que la humanidad siempre alcanzará resultados crecientes combinado recursos limitados, porque la innovación tecnológica y las nuevas formas de organizar la producción son, en su origen, ilimitadas, por ser ideas. Pero desde mediados de siglo pasado un creciente ecologismo político fanático afirma lo contrario:

 

Paul Ehrlich (Universidad de Stanford) aún afirma que “la mayoría de la gente no reconoce que, al menos en los países ricos, el crecimiento económico es la enfermedad no la cura”  afirmó desde 1968 que “sería imposible que la India alimentara a 200 millones adicionales de personas para 1971”... En la edición de 1980 de su libro, la bomba poblacional, omitió todo comentario sobre el asunto pues los hindúes estaban exportado excedentes de granos a la URSS en 1980.

 

Todas las predicciones del ecologismo político sobre catástrofes apocalípticas producto de civilización industrial capitalista, como: La hambruna universal en los ´60... y la década siguiente el enfriamiento global y la nueva edad  glaciar... o tras otra década, el calentamiento global y la hambruna universal... ¡Y finalmente!... Que el calentamiento global producirá una nueva era glaciar... la cual producirá la hambruna universal. Eran y son falsas. Las falsificaciones han sido probadas. Y los datos falsos se siguen divulgado como “científicos”.

 

El socialismo es inviable, el maltusianismo es erróneo y el ecologismo político es propaganda falsa... pero las personas pueden preferir la mentira a la verdad voluntariamente.

 

El socialismo es un sistema de organización perfectamente natural. Pero es contrario de la naturaleza humana y corresponde perfectamente con la naturaleza de la hormiga. Por eso los socialistas de todos los siglos han explicado que para hacer viable el sistema deben construir un “hombre nuevo”. Ese hombre nuevo cuya naturaleza permitiría que el socialismo fuera viable debería tener cerebro de hormiga.  No lo han creado... pero el costo de intentarlo ha sido muy alto.
















3erPolo

¿Qué tan liberal es este artículo, calificado del 1 al 5?
1>>>5

Ver resultados

Opine sobre este artículo...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.