Make your own free website on Tripod.com








www.guillermordriguez.net

Por una oposición seria: Los diputados que tenemos y los que necesitamos














Guillermo Rodríguez G.





3erPolo
















En el orden de las vicisitudes humanas
no es siempre la mayoría de la masa física la que decide,
sino que es la superioridad de la fuerza moral
la que inclina hacia sí la balanza política.

guillepeq2.jpg

 

 

 

Sí hemos sufrido una oposición parlamentaria que promueve leyes tan cubanizadoras como la de Trabajo Comunitario del Estudiante Universitario, poco importaría realmente que tuviéramos menos un tercio de diputados opositores... con tal de que fueran realmente opositores al socialismo, que es lo que el gobierno está adelantando. Necesitaríamos diputados capaces de proponer el capitalismo popular, que es el único rumbo a la prosperidad en Venezuela. Por ahora  no existe oposición ideológica parlamentaria organizada al socialismo en Venezuela.  Lo que más se ve entre la llamada oposición, es el socialismo inconsistente del que sus lideres se oponen única y exclusivamente al no vivir ¡ellos! del presupuesto público. Ante semejante oposición absurda, el socialismo consistente y unificado del gobierno avanza con relativa facilidad.

 

Le podría derrotar una verdadera alternativa ideológica liberal organizada en un movimiento político moderno. Eso aún no existe más que en los esfuerzos que en Movimiento Liberal Libertario Resistencia Civil, La AC Petróleo Para el Pueblo, y algunas otras organizaciones. Y el que sean tanto modestas como varias esas organizaciones, es poco preocupante por lo primero y mucho por lo segundo.

 

Al menos los liberales tenemos en Aragua al menos un candidato ¡100% liberal certificado! para diputado de la Asamblea Nacional en las próximas elecciones: Pedro Elías Hernández. Como no existe ya la representación proporcional de minorías al nivel nacional, únicamente los liberales aragüeños pueden votar con la confianza que de resultar electo su candidato, no los avergonzará votando leyes socialistas, y los representará realmente proponiendo proyectos de ley para la transferencia de los activos mercantiles del Estado directamente a la población. Eso ya sería algo.

 

Pero liberales con la trayectoria y experiencia política suficientes para mantener un liderazgo político regional  mediante una iniciativa personal aislada, como es el caso de Pedro Elías, podrían contarse con los dedos de una mano... y sobran.  En cambio hay muchísimos más liberales con capacidad de liderazgo en las nuevas generaciones como para conformar un movimiento político liberal moderno, unido y fuerte en todo el País.

 

Así tendríamos muchos lideres políticos regionales en ascenso, y todos tendrían una fuerza política nacional unificada apoyándolos. Estoy seguro que el día que logremos eso. Otro gallo cantará. Y que mientras no lo logremos. Nos seguirá cantando el mismo gallo, con la misma quiquiriquí empobrecedor, aunque le cambien el nombre... o el “siglo”. Contra seudo-liberales que sostienen falsedades tan evidentes como que: “el capitalismo solidario es el socialismo democrático”, llevando más agua al molino de la revolución, al separar al socialismo actual y sus consecuencias del pasado que es su causa, cuando la verdad es que los adecos del 45... un poco más radicales.  Hubieran sido tan radicales en su socialismo como ¡el castro comunismo!. Pero simplemente ¡no pudieron! Y unos “adecos del 45” radicalizados ahora exitosamente, agregando el anti-desarrollo ecologista que se resume en aquello de “ser rico es malo”, son el neo-comunismo exitoso en construcción.

 

El camino para eso lo prepararon desde el socialismo adeco, hasta el chiripérico, y especialmente el socialismo que controló el hueso del “sector cultural y la educación superior, autónomos ambos”... que por políticamente marginal y militarmente derrotado, le tiró estúpidamente el punto fijismo. Profundamente resentidos históricamente por no ser hoy los lideres de aquello que tanto predicaron, y más aún por que los dejaron por fuera del presupuesto público. Al menos fuera de la partida secreta... dentro de esa no se sabe con certeza, pero se puede sospechar mucho por la repetida conducta y los repetidos  resultados.

 

No podemos seguir re-inventando la rueda en cada elección con frágiles alianzas que se desmoronan al siguiente día de conocerse los resultados. Ni podemos seguir llevando el agua del liberalismo al molino de los estatismos supuestamente “blandos”, algunos de los cuales dan muestras de creer erróneamente que disfrazándose ahora de “derecha” o “centro-derecha”lograran ser algo más que ¡el disfraz! que siempre han sido. La construcción de un movimiento político liberal nacional unificado en torno al programa de transición del socialismo al capitalismo popular, por la transferencia directa de los activos del Estado hacia la población, es la única salida. Y un voto por Pedro Elías Hernández, en Aragua, en la tarjeta que sea, es un paso en el camino hacia esa salida. Los Liberales de Aragua tiene candidato propio, encabezando el “voto lista” en todas las tarjetas en que lo pueden votar... pero no tienen una tarjeta realmente liberal propia, por ahora. Así que es mucho el camino que queda aún por andar. En el resto del país, los liberales votaremos por los escasos candidatos que sin ser de los nuestros, han mostrado alguna consistencia y cercanía con nuestras propuestas, en su trabajo político... y dónde no hay al menos alguno así. Votaremos por ninguno.

 

No hay una verdadera oposición ideológica nacionalmente organizada en Venezuela aún. La revolución es sospechosa de presuntamente manipular, organizar, financiar y obviamente ¡capitalizar! todos y cada uno de los errores de la oposición inconsistente. Y esta última no ha sido capaz de capitalizar ni uno de los muchos errores de la revolución. No podrían hacerlo cuando pierden el grueso de su tiempo intentando auto-justificarse en la intragable mentira de que ellos, y no Chávez, representan el socialismo en Venezuela. Mentira que compra únicamente una minoría menguante y desconectada permanentemente de la realidad.

 

¿Y el gobierno? Avanzando rápidamente en la construcción del socialismo del siglo XXI con la ventaja de tan manipulable e inconsistente colección de “opositorpes”. ¿Conoce Ud. alguien que hubiera hecho campaña para que la gente no votara en las elecciones regionales, afirmando que con el actual CNE no se podía ir a elecciones más nunca, y este mismo día esté presentando su candidatura para diputado, con ¡este! CNE?  Pues hay varios despreciables ejemplos de eso. Son los mismos que inscriben sus candidaturas al tiempo que invocan un fantasmagórico 350, creando un escenario tan favorable para el gobierno que parecen agentes del mismo. Especialmente porque la misma torpeza la han repetido varias veces. Como telenovela, que se repite una y otra vez, con el mismo guión; cambiando únicamente el título y el nombre de algunos personajes. Pero a diferencia de la exitosa tele culebra televisiva tradicional, el ofidio político opositorpe siempre termina en rotundo fracaso. En el debilitamiento y retroceso de “la oposición” además del el fortalecimiento y avance del socialismo misionero del siglo XXI. ¿Puede alguien ser tan idiota como para repetir infinitas veces el mismo error pese a los resultados? No lo creo. Aún quedan tontos útiles de la revolución entre el socialismo opositor, el trescicuentismo y otras inconsistencias medio revueltas. Hay gente de buena fe que intenta rescatar lo irrecuperable en medio de ese pastiche, de estolidez mental, fanatismo irracional, inconsistencia, y manipulación. Pero otros. ¡Muchos otros¡ están jugando sus personalísimos intereses, cobrando de alguna parte en la que se juega escondido por el gobierno. Dentro y fuera de Venezuela, por las más bastardas razones, con partidas secretas, y no tan secretas.

 

La cosa está difícil.  El socialismo tiene el poder del Estado, los dólares del petróleo, la torpeza de una oposición aventurera, torpe, infiltrada  y no menos socialista que el mismo gobierno. La posibilidad de construir una verdadera alternativa ideológica pasa por enfrentar gobierno, quintacolumnistas y tontos útiles.

Superar el “cabezaderatonismo”.  Unir todas las fuerzas del disperso liberalismo venezolano en un único movimiento político moderno y revolucionario. Nada fácil, pero como no hay otra salida. Hay que hacerlo, sin prisa y sin pausa. Será el principio de algo extraordinario... y solo el principio.
















3erPolo

¿Qué tan liberal es este artículo, calificado del 1 al 5?
1 > > > 5

Ver resultados

Opine sobre este artículo...

doblediplomatura-eea-2016-2017.jpg

Hora en Venezuela -

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.